ImagenConozco los libros de Rutdiger Dahlke desde hace años. Fué uno de los primeros, allá por finales de los 70, en señalar correspondencias directas entre las enfermedades de las personas y sus problemas emocionales, con una certeza y exaustividad que sorprende por lo atinado y profundo de su contenido, incluso a nivel espiritual. Luego vinieron otros a sumarse a la correlación enfermedad-trauma o enfermedad-problema vital, como el doctor homeópata y psicoterapeuta Phillipe Dransart y su libro clásico La enfermedad busca sanarme Editorial Luciérnaga. – que jamás me ha fallado en terapia cuando he realizado con un paciente la oportuna relación entre un problema emocional y sus síntomas- y por el que siento devoción y gran respeto.Louise Hay también abundó en éstos temas, insistiendo en el cambio vibracional y de creencias de la persona, para poder sanarse, aunque se quedó corta en cuanto a integración del cambio a nivel inconsciente, escollo que ha sido superado por la Terapia de cambio de patrones de resonancia (Resonnance Repatterning ® ) de la norteamericana Chloe Faith Wordsworth, de la que hablaré en un futuro artículo.

Imagen

Adriana Schnake

Tambien ha estudiado la enfermedad y sus correspondencias emocionales, con excelente profundidad, la doctora psiquiatra, terapeuta de orientación gestalt, Adriana Schnake, la Nana, autora de una trilogía imprescindible, compuesta por Los Diálogos del Cuerpo, El mensaje del Síntoma y Enfermedad, síntoma y carácter, entre otros libros valiosos sobre el tema. La Nana utiliza la técnica de la silla caliente, tan característica de la Terapia Gestalt, para dialogar con el órgano afectado y recibir información de éste.

Otros libros clasicos sobre el tema son Dime que te duele y te diré porqué, de Michel Odoul y El simbolismo de las Enfermedades, de Roland Arnold.

A éstas alturas de la película, cuando incluso la Sociedad Española de Medicina Psicosomática investiga en éste campo con

Philliipe Dransart

Philliipe Dransart

resultados sorprendentes y muy alentadores, éstos médicos de vanguardia en nuestro país, siguen encontrando resistencias entre sus propios compañeros de profesión. España sigue siendo aquel erial de gañanes y carcas de principios revenidos y desfasados, que llega tarde a las cosas con veinte o treinta años de retraso.

Todavía hay médicos de la medicina oficial, no solo aquí sino en el mundo, que, como aquellos zotes de la época de Darwin, que negaban la Teoría de la Evolución cuando se agitaban en sus sillones victorianos y lo hacían como monas de circo, siguen rechazando que haya una correspondencia directa entre enfermedad y problema vital… y siguen mirando a otro lado cuando, no solo hay listas bastante exahustivas de correspondencias entre enfermedad y trauma emocional, confeccionadas con una casuística estudiada de muchos años, sino que las evidencias son tan claras, que cerrar los ojos es seguir haciendo el ridículo.

No solo no manejan o desconocen la mayoría de los libros citados, sino que ignoran toda ésta información, viviendo de espaldas a ella, como si no exisitiera.

Sinceramente, creo que un médico, cuya ocupación fundamental debería ser salvar vidas, no se puede permitir ciertas ligerezas con respecto al modo en que está en el mundo y observa a su alrededor.

Las orejeras son más propias de los jumentos que de los seres humanos… o al menos debería ser así.

La enfermedad es una alarma, un avisador de que algo en nuestra vida no funciona. Ya está demostrado, no hay nada que comprobar aquí… la cantidad de estudios y testimonios que lo revelan es tan aplastante que empeñarse en otra cosa es sostener que la tierra es plana.

El único problema para aprender de la enfermedad y escuchar sus mensajes, es que la enfermedad duele, nos limita y existe un tabú social enorme con respecto a ella. A nadie le gusta estar enfermo y cuando uno está enfermo, no le queda mucho ánimo ni fuerzas para ponerse a aprender.

Pero, como aseguran en Cuarto Camino, el hombre que acepta la experiencias que la vida le trae en función de si son buenas o malas, en vez de considerarlas TODAS como un aprendizaje para su mayor bien, no puede crecer ni progresar mucho en la vida, seguirá dormido e incurrirá una y otra vez en eso que se denomina recurrencia… repetir y repetir y repetir y seguirse dando de cabeza contra el muro de piedra de la rigidez.

Así no se llega a ninguna parte.

Dejemos de engañarnos y abramos los ojos: la enfermedad en el ser humano contiene un mensaje claro, directo, diáfano, sobre cómo estamos viviendo nuestra vida… y podemos escucharlo y aprender mucho de él si practicamos cierta apertura de conciencia, podemos aprovechar nuestras enfermedades para crecer como personas, en vez de lamentarnos por ellas o padecerlas con gran sufrimiento, que es lo que solemos hacer.

Hagamos que nuestro sufrimiento sea útil, abramos los ojos, abramos los oídos. Despertemos.

Rutdiger Dahlke ha estado en Madrid, impartiendo una conferencia y realizando un taller, titulado “Las Leyes del Destino, Las Reglas de la vida, una nueva educación para todas las edades” en el Instituto de Enseñanza Secundaria Beatríz Galindo, de la calle Goya, los días 21, 22, 23 y 24 de noviembre de éste año, favorecido y auspiciado por mi apreciada Asunta de Hormaechea, psicóloga de la Fundación Claudio Naranjo, muy activa en materia de cambio de conciencia, sobre todo en la educación, a la que éste que les escribe debe algunas de las mejores enseñanzas que ha recibido como persona y terapeuta a lo largo de los años.

Como asistente a la conferencia de Dahlke el día 22, puedo decir que éste hombre enteco, incluso risueño para lo que es la media austriaca, maneja bien el contacto con el público y tiene una larga trayectoria de orador.

Proveyéndose de imágenes efectivas, ilustrando con ejemplos, consiguió transmitir al público la idea de que todo está regido por una serie de Leyes Superiores que, si se conocen, pueden ayudarnos mucho en nuestra vida.

Ley de Polaridad, Ley de Resonancia, Ley de La parte en el Todo y el Todo en la parte…

Las llamadas Leyes de la Vida y del Destino, de las que habló en su taller, celebrado del viernes al domingo, son las viejas e inalterables Leyes de la Hermética, según la leyenda, formuladas por el filósofo, humanista y mago de la antigüedad Hermes Trimegisto (el Tres Veces Grande) leyes que están contenidas en el Kybalion, libro de lectura y estudio (e incluso trabajo personal) obligatorio.uno de los textos fundamentales de la Sabiduría Perenne

¿Es ésta otra muestra más de que todo está conectado, de que hay un Plan Universal que todo lo rige, que hay una Mente Directora que lo ha establecido todo con Leyes y principios claros?

Que cada persona llegue a sus propias conclusiones.

Mi creencia es que si.

Y llame usted a su Dios o su Diosa como quiera, pues el hecho religioso debería ser algo muy personal e íntimo entre cada ser humano y su Ser Supremo, en el que ni las religiones oficiales deberían meterse ni deberían tratar de manipular. Nadie posee la Verdad, ésta es exclusiva de Dios. Y nadie debería de arrogarse la potestad de decidir como cada persona debe vivir su fe.

Los asistentes al taller me comentan que ha sido un curso provechoso, revelador y quizá – por ponerle alguna pega- demasiado teórico.

Desde la gestalt y la terapia humanista, acostumbrados a vivenciar todo lo que aprendemos, el conocimiento de lápiz y papel se nos queda corto. La teoría hay que experimentarla y vivirla uno mismo, solo de esa manera se integra e interioriza.

Pese a todo, sorprende que Dahlke no solo maneje el Kybalión, sino también los 12 principios que se corresponden con las influencias planetarias del destino y que se enseñan en cualquier escuela hermética o cabalística de Tradición Occidental, principios que no son, para nada, esa cosa banal y pintoresca, superficial y tonta, que los astrólogos de la televisión o los teléfonos de consulta 900 y el mercadeo de los medios, empeñados en traficar con cualquier cosa, nos hacen creer, sino algo mucho más profundo, filosófico, vital y verdadero, entroncado con la naturaleza del universo, con el alma de los hombres, y las raíces de la materia y el espíritu. Principios que todos deberíamos conocer para crecer como personas, para despertar.

Si usted o tu, habéis leido éste artículo, era porque debíais leerlo y os será útil de algún modo en el futuro, todo está conectado.

Para descargar el Kybalion gratis, aquí dejo éste enlace.

http://librosgratis.net/book/el-kybalion_4998.html#

En cuanto a Dalhke, han prometido, entre ellos Asumpta Hormaechea, hacer fuerza para publicar sus últimos libros, que aún no están en español y auguran momentos de excelente lectura pues, son precisamente éstos, en los que habla de forma clara sobre las Leyes del destino y de la vida.

ImagenRecomendables para todos, y disponibles actualmente, su clásico La enfermedad como camino, Debolsillo Ed. y La enfermedad como símbolo, editorial Robinbook, un tratado que incluso para los más versados en éstos temas, habla de las influencias planetarias de ciertas enfermedades, además de la habitual correspondencia entre éstas y lo que nos pasa en la vida.Imagen

Así que, si alguno de ustedes está enfermo o tiene a algún enfermo cerca, puede aprender muchísimo de lo que esa enfermedad le está diciendo, pues es una escuela para todos.

Paz, Salud y Bendiciones en el Camino.

Anuncios