Concepción curiel

Concepción Curiel escribe en El Observatorio Espacio de meditación el siguiente artículo que aquí reproducimos para su difusión:

No hace falta que busques “la paz interior” como un lugar en el que esconderte y ponerte a salvo de manera permanente. No lo vas a encontrar. Ese lugar no existe. (aunque por supuesto puedes, y debes, seguir buscando hasta que te convenzas por ti mismo).

Si en tu vida diaria hay estrés, preocupación, dudas, miedo, déjate agitar, tensar, contraer y vapulear por ese estrés, esa preocupación, esas dudas y ese miedo. Olvídate de que existe una alternativa a este instante, porque no la hay. No ofrezcas resistencia psicológica alguna. Déjate arrasar por lo que sucede. Sin miedo.

Cierto es que esta invitación va en contra de lo que instintivamente nos surge hacer en el momento (que es resistirnos a sentir el dolor) y choca contra nuestras ideas de lo que puede ser de ayuda.

Pero esta invitación debe ser bien entendida. En absoluto se trata de una llamada a permanecer físicamente inactivo. Antes al contrario, si efectivamente puedes hacer algo para cambiar la situación, hazlo.

La propuesta no consiste en dejar de hacer cuando la acción es física y efectivamente posible. Consiste en dejar de resistirnos psicológicamente ante lo que sucede cuando la acción no es posible, no sucede o cuando no produce en el instante los resultados pretendidos.

En realidad esta invitación representa una posibilidad de tomar consciencia de nuestra continua resistencia ante la vida y también de que comprendamos con dulzura que cualquiera que sea la situación, la paz sólo es posible cuando psicológicamente se bajan las armas.

Anuncios