Archive for junio, 2015


Procedente del Blog Psicoterapia, Arte y Vida, que escribe mi compañero y amigo, el psicólogo y terapeuta géstalt malagueño Alejandro Rodríguez, publicamos éste excelente texto. Basta leerlo. Sobran las palabras.
Este relato forma parte de una serie de ellos que voy a realizar como un trabajo que se me invitó a hacer en el verano del 2012, dentro del Sat III enviado por Iñaki Zapirain. He decidido que ahora sí puedo estar en ello. Voy a sacar lo maligno de dentro de mí e ir poniéndolo en una serie de relatos desagradables en los que voy a  mostrar exactamente aquello que no muestro en lo diario.

Slavery and Domination CO.

company-profileSoy el que manipula la información. Soy quien vivo para hacer que todo se líe. Me encanta que creas que las agencias mediáticas tienen buenos sentimientos mientras yo brindo con Möet Chandon en el Ocean Level de Marbella. Yo disfruto de todas las migajas. Disfruto verte perder, morir. Tu muerte me da exactamente igual. Disfruto realmente viendo cómo pierdes. La cosa es bien sencilla. Juego con el dinero. tengo 314.159 asesores informáticos repartidos por el mundo. Ellos van hackeando cuentas, creando perfiles falsos, vendiendo corrientes de opinión en los que la ilusión pierde. En realidad, en los petits comités siempre me presento como cercenador de ilusiones, porque es precisamente de eso de lo que vivo. SI yo gano dinero, montañas de ello, es precisamente por que olvido completamente la ilusión de que la vida pueda ser maravillosa. La vida no puede ser maravillosa para mí si yo no puedo comprar más que tú, y eso lo hago a través de pervertir la información que llega a tus oídos. analisis-documentos-sobre-american-way-of-lif-L-e4WtxdSoy la ponzoña venenosa que vierto en tus oídos. Creo ídolos falsos, artistas pop de un día, apuesto por ellos, creo una falsa ola de alegría en su canción, y luego, ya exprimidos, los lanzo al vacío. El vacío es lo que nadie quiere verse, así que te voy vaciando a través de que no ames tu pequeño vacío. El vacío es un gran compañero del que no se habla en ningún anuncio, pero es de lo que todos anuncios hablan. Y yo creo anuncios. Tengo mi división de anuncios en mi empresa Slavery and Domination C.O.

Mi división de anuncios crea una expectativa en ti: serás saciado si tienes este producto, producto del que yo soy el fabricante único mundial, producto manufacturado en Bangladesh con vidas que no valen nada. Porque, ¿quién quiere preguntarse qué es lo que hay debajo del brillo? Debajo del brillo no hay nada, es solo el artificio del brillo. El brillo es sencillo y es una buena salida a la creencia de que no hay nada en el vacío. Es desde ahí donde yo trabajo. Si no entras en el vacío, si realmente consigues pasar tu vida sin mirar tu vacío entonces te tengo bajo control, consigo realmente mi fin: no descubrirás que en vivir tu vacío como algo que nutre es donde reside la gran verdad del amor.sin-ti-soy-yo

Pero para que no llegues ahí te vendo un amor de mierda, sensiblero con películas basura de hollywood. Otras pornográficas en las que te vendo sucedáneos de la sexualidad a través del porno, para que creas que debes ser así, para que no encuentres el disfrute de hacer el amor de verdad, para que nunca conozcas el tantra, eso son mierdas sátiras de los indios.

tumblr_static_filename_640_v2

Y así sin tener gozo en la vida te tengo más en mi mano. Por que la clave es esta: yo te tengo en mi mano a través de que creas que lo que es sano para tí en realidad no merece la pena. No hagas terapia, los terapeutas cobran caro y están flipados. No leas, es tedioso y ya no hacen nada bueno. No disfrutes haciendo el amor, la entrega sexual no conduce a mayor placer. No prodigues tu amor, pues te harán daño. No confíes en los amigos, te defraudarán. No hagas tus propios alimentos, es cansado y no valen para nada. No comas saludable, son tus hormonas los que te engordan. Automedícate, es la mejor forma de soportar el dolor. No se puede estar en casa sin tele, es aburrido escuchar el silencio. Ve de compras, reciclar lo que tengo en casa está pasado de moda. Cuelga de tu brazo el bolso y en la mano chatea. Habla de fútbol, de la tonadillera que entra en prisión, llénate de mañanas nocivas tragando sucesos que ocurren por mentes desquiciadas. TEN MIEDO.

istock_000016935654small_wide-95e4d0316a6b1b5c4d10bafa173393a4a13cb181-s900-c85Y aquí entro yo para quitarte el miedo. Con esta pantalla más amplia, en 3D, curva adaptada a tu sedentarismo, y de regalo tres gafas, solo por 899$. También viaje a Rivera Maya, con fotito con delfines y confinamiento en Resort donde no se ve la muerte o la vejez solo por 1299$. Coche con pantallas en los respaldos para que tus hijos no den por culo en los asientos traseros 12399$.

ritaline2Uff, sí que son importantes los niños. Los niños ven que yo les miento, así que he desarrollado el juego perfecto: creo enfermedades de mentira y los voy durmiendo para que no protesten. Y si no te receto el libro, “Que te calles Niño que no me Dejas Dormir” de Mendívil, y así ya ellos van perdiendo la fe en el amor ya desde pequeñitos. Sin olvidar las maravillosas pantallas  de tabletas que los atontan y así sus padres pueden seguir comprándome cositas. Y ahí yo gano, como siempre. Estoy detrás de los poderes nacionales, detrás de todo eso que crees que son los que os liberarán con sus aviones y su democracia. ¿Sabes dónde estoy? Crees que estoy lejos, pero estoy muy, muy cerquita. Estoy en tí. Soy el software que no ves por que ya estoy tan dentro que crees que eres yo. Por eso no me verás jamás. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Anuncios

A veces la gente es golpeada por la vida (duelos, grandes pérdidas, desgracias personales) y desde el budismo, el advaita, la meditación zen, el hinduísmo o cualquier escuela de espiritualidad, se habla del desapego, el amor y la compasión en términos bastante fríos y poco conectados con la emoción, poco reales y acogedores para éstas personas.

Tu vida se acaba de caer a pedazos y el discurso que recibes desde ciertos enfoques del mundo espiritual es: tranquilo, todo está bien, aprende tus lecciones de vida, hay un plan, un principio ordenador de todo y aunque tu existencia esté hecha migas, no has de preocuparte, pasa lo que tiene que pasar y ésto lo mejor para ti.

gurú zen

Te sueltan frases de éste tipo (que no dudo que sean reales) pero allá te mueras, porque eso es todo lo que vas a recibir de ellos.

Si acaso la invitación a un curso de yoga o meditación para que lo practiques (y les llenes el bolsillo a los desapegados o les barras el templo).

La gente sufre y lo mejor que somos capaces de hacer es recitarles tres frases bonitas, dos conceptos, endiñarles tres perlas espirituales, darles cuatro palmadas en la espalda, pasarles la mano por el lomo y despacharlos y quitárnoslos de encima con toda la elegancia que nuestro método de espiritualidad nos permita.

Que si todo es ilusión, que si hay que trascender, que si el sufrimiento no es real…

A ciertos niveles esto es cierto… pero ¿es esa una buena forma de acompañar al otro en su malestar aquí y ahora?¿Le va a servir de algo saberlo a nivel teórico, cuando su estado presente no le permite experimentarlo?

Si alguien viene sufriendo, que le hablemos de que su sufrimiento es ilusión no va a ayudarle demasiado a salir de ahí… comprobado… no funciona.

Nunca funciona.

A veces confundimos desapego con distancia, frialdad, lejanía y abandono del otro.

He visto casos de personas que llegan a su guía, gurú, profesor, maestro o instructor de turno con un problema gordo y el hombre o la mujer que dan la clase agarran la capa mística de torear y le dan tres pases a la persona y lo dejan igual que estaba o peor. Porque en el fondo lo han abandonado, no le han acompañado, no se han hecho cargo de lo que traía, ni le han recogido, y encima el tipo o la mujer con su pena, les tiene que estar agradecidos por la tremenda enseñanza espiritual que han recibido.

Te dejan tirado y encima se lo agradeces.

Luego te queda esa rara sensación de que, si sufres, es porque eres tonto y no miras por debajo de la ilusión que lo impregna y subyace en todo.

A mi me parece que cuando uno sufre y se le trata así, se le dan palabritas y conceptos, en realidad se le somete a un abandono en toda regla.

Una cosa es que haya un plan, un principio ordenador y que todo suceda como tiene que suceder, una cosa es que todo sea ilusión y el sufrimiento no sea real en según que forma y modo…  y otra cosa es que a la persona que viene no se la recoja, acompañe, muestre afecto y ternura, se la escuche y se la demuestre de manera real ese amor del que tanto se habla.

Vivimos un amor de boquilla, el amor de palabra pero no demostrado de una manera efectiva y real en nuestras acciones.

Hablamos del amor, escribimos libros sobre el amor, pero dentro de nosotros, amor poquito.

Se habla del amor y de la compasión de una forma desapasionada y bastante lejana, poco tierna, poco humana y poco real.

A menudo, la manera más cómoda de no empatizar con el otro, no hacerme cargo de acompañarle ni estar a su lado es decir que lo que trae es suyo y él se lo tiene que gestionar.

Esto es cierto solo en parte… la verdad es que así encubrimos nuestra poca capacidad para dar, para recoger y para acompañar.

Conceptos como recoger, acoger, escucha activa y contacto cálido y real parecen muy alejados y olvidados hoy.

En el mundo espiritual es frecuente encontrar a personas que venden humo muy bien (hasta se lo creen) y hablan de cosas que no han experimentado.

Los detectas porque corporalmente muestran signos de anestesia y de vivir en la cabeza, en el concepto, en la razón y no en el corazón.

Son grandes egos y cabezas con patas, cerebro, razones, mente… nada de corporalidad cálida y de emociones verdaderas.

Ya son años haciendo observaciones como para no darme cuenta.

Hablan de cosas que han aprendido o leído en cursos y libros, bellas frases, koans, principios, sutras, pero nunca se los han paseado por el cuerpo ni los han interiorizado. Hablan del amor, pero no te parece que lo estén sintiendo hacia los demás en ese momento en que lo dicen.

Es lo que yo llamo el amor como concepto.

Se habla de él, se filosofa sobre él, pero no se experimenta con calidez, ternura y contacto real con el otro.

En gestalt, hablar acerca de las cosas sin experimentarlas se denomina hacer Bla-Bla-Bla.

Hay tres tipos de Bla-Bla-Bla.

1-Caca de pollo (son esas frases de compromiso que decimos cuando vamos en el ascensor… ¿Que tal todo? Parece que va a mejorar el tiempo. ¿La familia que tal? Bien, todo bien… y con las que nos relacionamos de manera poco auténtica con nuestros vecinos. Frases de compromiso, fórmulas fáciles.

2-Caca de vaca. Son las excusas explicaciones y porqués que nos damos para autoengañarnos cada día. Hice ésto por ésta razón, ésto me lo hizo fulano por ésta otra…. Se trata de los porqués, que son interpretaciones, pero no son la realidad.

3-Caca de elefante. Es cuando teorizamos y filosofamos sobre la vida, el universo, el sentido de todo, sin haber experimentado nada de lo que decimos o habiéndolo experimentado solo desde lo mental o lo corporal, pero no con todo nuestro ser.

En gestalt, lo que no se experimenta es que no se ha vivido y hablar de ello no es hablar con autenticidad ni conocimiento de causa.

Solo sabes de aquello que tu has vivido, de lo otro, puedes hablar, teorizar y hacer la caca verbal que quieras… no es real para ti… porque no lo has atravesado.

elefante cagando

Pues bien, mucho de lo que leo en materia espiritual en tantos libros, blogs y lugares últimamente me parece caca de elefante.

Gente hablando de cosas que no ha experimentado, gente viviendo desde la cabeza, sin ternura, sin afectividad, sin atravesar estados emocionales intensos, hablando del amor sin sentir amor, de la compasión sin ser compasivos, del desapego siendo distantes y fríos  con los demás… confundiendo abandono con desapego, frialdad con desapego, incapacidad de dar al otro con desapego y ecuanimidad.

Y unas narices.

abrazos

A veces, en vez de hablar tanto, de teorizar tanto, lo único que tenemos que hacer por el otro es abrazarle. Tan solo eso.

A veces, solo necesitamos un abrazo, un gesto sencillo y sincero, entregado, que es mucho más poderoso que todas las técnicas, meditaciones, discursos y palabrería mística que seamos capaces de elaborar, leer, asimilar o escribir.

Dar y recibir un abrazo es experimentar el amor en estado puro. Dejarse de conceptos, de razones, de mente y pasar al acción de la mejor manera que existe… con afecto y amor.

Alguien viene con un problema, viene con una herida, está sufriendo… y le abrazamos y nos dejamos de tonterías.

La mente es un servidor excelente, pero como jefe, reconozcamos que deja bastante que desear.

A veces, un abrazo sin palabras es la mayor muestra de compañía, compasión, afecto y ternura que podemos demostrar al otro.

Abrazar es una de las muchas formas del amor.

Abrazar bien es todo un arte… pero si lo hacemos con todo nuestro corazón no cometeremos errores y el otro sabrá que estamos presentes en su vida.

Asi que, más abrazos, más amor, menos palabras… y sobre todo más ternura.

Teatro para bebés

con Elena Vizcaíno

Sábado13-12:30/18h, Domingo 14-,12:30h.

Sala Buluiu,

Calle Canarias 16. 913600103
Entradas en:

 Atrápalo.com
Entradas.com

teatro bebés

coaching corporal, teresa

deprimida

Procedente del blog Presencia Consciente http://presenciaconsciente.tumblr.com/ volvemos a traer un artículo de Jeff Foster, ésta vez hablando sobre la depresión desde un punto de vista totalmente novedoso, cuyos postulados a veces son sostenidos por bastantes miembros de la comunidad terapeútica humanista, entre los que me incluyo.

Solemos anestesiar la depresión con medicamentos.

No se trata de que la gente sufra sin objeto, pero si anestesiamos con fármacos los síntomas, el paciente no escucha el mensaje de la depresión y no actúa en consecuencia.

A veces nos deprimimos porque nuestra vida no nos satisface y tenemos que cambiarla, si nos medicamos mecánicamente y adormecemos esa sensación, jamás cambiaremos de vida… y ese justo es el sentido que tiene el malestar que estamos sufriendo, hacernos tomar conciencia de que algo no marcha.

Parcialmente de acuerdo con Jeff Foster (en casos extremos, sigo pensando que la medicación puede resultar imprescindible para evitar un sufrimiento innecesario en la persona o incluso para anticiparse a tentativas de suicidio) lo cierto es que siempre he creído que cuando uno se deprime por un tiempo prolongado, no está escuchando el mensaje que esa dolencia está enviando y hay resistencia al cambio.

A veces hay que cambiar de vida, hacer reestructuraciones y movimientos, a veces hay que dejar de fingir, a veces hay que afrontar verdades que nos cuesta muchísimo encarar.

La depresión es una señal más, un indicador de que algo no funciona en nuestra existencia.

Apagar ese indicador no solucionará el problema.

Y dicho ésto… os dejo el excelente texto de Jeff Foster.

Eugenio Sánchez Arrate

 

El LLAMADO DE LA DEPRESIÓN

Jeff Foster

La depresión no es lo que crees. Se trata de una ruptura sumamente necesaria de todo aquello que es de segunda mano en tu vida, de todo aquello que no has comprobado, de todo aquello que has dado por hecho. Es una invitación para que te contactes con lo Nuevo. Para que te arriesgues. Para que vivas. Para que ames en una forma que sabes que es posible para ti. Para que dejes de fingir.
Se trata de la oportunidad, de perder la fe en todos los significados que se te dieron, en todos los valores de segunda mano, en todas las creencias que alguna vez usaste para protegerte de tu experiencia inmediata, íntima, y una invitación para que te encuentres cara a cara con la vida, al desnudo. Es una oportunidad para sentirte dispuesto a perderlo todo.
Palabras como ‘compromiso’, ‘relaciones’, ‘deber’, ‘amor’, ‘iluminación’, incluso ‘felicidad’, de pronto suenan demasiado vacías, demasiado lejanas de nuestra experiencia de vida. Ellas siempre fueron algo distantes, éste es el secreto:Siempre estuviste viviendo de PALABRAS, tomaste las PALABRAS como dioses o como metas, y en realidad nunca tocaste la vida que sabías que era posible.

¡Esa era la ‘depresión’!… tu imaginada separación con todo lo que está vivo dentro de tu corazón.

Pero recuerda que la vida viene antes que las palabras, amigo. El mundo de las palabras, pensamientos, significados, debe disolverse. Se trata de un mundo falso, un mundo dual, un mundo vacío y falto de amor. Este mundo jamás fue tu verdadero hogar.
Así que ¡aflígete por este mundo perdido! ¡Llora por el fallecimiento de tu falso hogar, sí! Pero sabe que no hay nada malo contigo – son sólo sueños lo que está muriendo, sólo fantasías que se están consumiendo en el fuego de la Verdad, y una nueva vida, una vida mucho más creativa está emergiendo de las cenizas de todo lo viejo.
La depresión no es una patología, date cuenta, no es algo ‘negativo’, y ciertamente no es algo que esté ‘mal’ (porque el universo nunca comete errores), es más bien el incomprendido camino de los valientes. Es un camino espiritual que exige todo de nosotros. Necesita que nos detengamos, que realmente hagamos un alto, y que veamos la vida de frente. Que nos cuestionemos todo, absolutamente todo, y que no creamos nada que no esté vivo dentro de nosotros. Que descubramos lo que en realidad somos, más allá de todas las historias. Que terminemos esa dependencia fundada en el temor a las autoridades externas y que confiemos en nosotros mismos por primera vez. Que recordemos nuestra verdadera naturaleza y que dejemos de estarnos disculpando por todo aquello que está vivo en nosotros.
No mediquemos nuestra ‘depresión’, adormeciéndonos y haciéndonos cada día más dependientes de lo que ya somos. ¡No somos ningunos esclavos! Dejémonos abrir, permitamos que el estatus quo se desmorone y abrámonos a una experiencia plena de vida, incluso si esto duele. Abracemos la alegría y el dolor de la existencia, la seguridad y la duda, la felicidad y el aburrimiento.

Permitámonos ser la inmensidad en donde todo puede surgir y desaparecer. Descansemos del agotador juego de buscar algo que jamás podremos encontrar en el tiempo o en el espacio, y dejemos de pretender que la ‘depresión’ es algo más que una cierta clase de conversación con la vida.
Entendamos el profundo llamado de la depresión y terminemos con el miedo que algún día le tuvimos, de una vez por todas.

Felicidad

Eugenio Sánchez Arrate

Odio las listas de recetas. También las listas de consejos y sobre todo esos artículos o libros del tipo, las 10 leyes para el éxito, los 12 pasos hacia la felicidad, las 20 cosas imprescindibles que mejorarán tu vida, o los 13 principios de la mente superior y creativa.

Las odio, sencillamente. Contienen un aroma de superioridad, transmiten esa rara sensación de que, leche, si resulta que es muy fácil ser feliz, ser rico, ser abundante, vivir una vida sana, pero como yo soy medio gilipollas, no me había dado cuenta y vivo hecho un desgraciado.

Entonces nos entra la culpa, no solo no lo estamos haciendo bien, no solo estamos llevando una vida de mierda, sino que encima… encima nos restriegan que somos imbéciles porque la solución es muy fácil y estaba ahí, al alcance de la mano.

Son muy norteamericanos éstos procedimientos de la felicidad en pastillas y principios fáciles, la riqueza al alcance de todos siguiendo tres pautas y dos consejos.

Creo, desde el corazón, que si una sola de esas listas funcionara bien, no haría falta seguir escribiendo más listas parecidas. También opino lo mismo de los libros de autoayuda… su funcionamiento es relativo.

Pero sobre todo odio ésta clase de listas porque no creo en dar consejos, no creo en dar recetas y creo que cada persona tiene necesidades e impulsos diferentes, un camino diferente y una forma diferente de vivir. Cada persona necesita algo distinto para despertar la conciencia y ser más feliz.

¿Quiénes somos nosotros para dar consejos?.

Dicho ésto, solo puedo contaros aquello que a mi me ha funcionado bien de unos años para acá. Aquello que ha hecho de mi vida un lugar mejor. Advierto: son mis trucos… para nada pretendo que sean los trucos que deba seguir todo el mundo.

Agradecimiento: Agradecer todo lo que tenemos, lo que disfrutamos, la comida que comemos -sea buena o mala, mucha o poca-, la gente con la que hablamos, las oportunidades que aparecen en nuestra vida, las experiencias que vivimos, las buenas, las malas, las regulares. Valorar que tenemos casa, techo, comida, comodidades, que estamos sanos, que podemos respirar, reir, caminar, que tenemos gente que nos quiere, que estamos facultados para querer con toda nuestra alma a las personas que vengan a nosotros.

Perdonarse y perdonar (lo cual no significa que los demás te puedan tomar por tonto) A los que tengas que poner límites o decir las cosas muy claras… debes hacerlo. A los que tengas que expulsar de tu vida, expulsarlos sin contemplaciones. No venimos a ser ONG´s del afecto. Si no nos aman, aire. Tratemos a los demás como ellos nos tratan a nosotros. Da mucho poder y sensación de alivio dar puerta a alguien que solo nos ha hecho daño o que abusa de nosotros.

Ver el lado amoroso de las personas. Una mirada torcida hacia la gente y nosotros mismos, ver los defectos y solo los defectos de todo y todos, nos hará muy desgraciados. Ver el lado amoroso de la gente implica vernos a nosotros amorosamente. Nosotros también somos gente. También merecemos una mirada amable. Merecemos amor.

Aprendizaje: Considerar cada experiencia de vida no como una desgracia o una bendición, sino como un aprendizaje.

Sencillez: Recrearse en las cosas sencillas de la vida. Aprender a disfrutar del silencio, de un paseo, de un atardecer. Las mejores cosas de la existencia no son las más caras o las más rotundas, intensas o excesivas. Vivir agitado o pasado de vueltas es vivir en un estado de excitación anormal e insano que implica que algo dentro de nosotros no marcha bien. Si tenemos que chutarnos adrenalina, es porque quizá estamos un poco muertos por dentro. Lo cotidiano ya contiene experiencias poderosas para nosotros siempre y cuando estamos en un estado total de presencia.

Escuchar al propio cuerpo. Si enfermamos o somatizamos, es porque algo en nuestra vida no marcha bien. Ya hay exhaustivas listas de correspondencias entre dolencias y enfermedades y su correspondiente problema emocional asociado. (recomiendo, por ejemplo La Enfermedad busca sanarme, de Phillippe Dransart. Editorial Luciérnaga, pero hay muchos otros libros) Investigad, escuchad al cuerpo, aprended lo que os está diciendo cada dolor, cada enfermedad, cada problema de salud.

(Esta es una de mis favoritas, atentos)…

Ligereza: Si cuesta mucho, no es para ti. Si te tienes que esforzar un montón para lograrlo, si conservar una relación o tu vida actual te pesa… esa no es tu verdadera vida. La vida de uno, la que está destinado a vivir, es fácil, ligera, no se hace pesada ni molesta, no cuesta grandísimos esfuerzos, no aburre, no aturde, no atonta, no estresa, no cansa ni agota, no te hace sentir que serías más feliz en otra parte. Al contrario, te llena de energía e ilusión. Cada día.

Desapego y límites: Si algo o alguien no te nutre, abandónalo, no es para ti. Todo y todos los que estén en tu vida han de estar para proporcionarte la mayor felicidad posible. Eso no significa que puedas aprovecharte de ellos, pero si que debes aprender a disfrutar de lo que te dan. Pon límites a los que te dañan, aléjate de los que no te aman o te hacen daño. No tienes porqué aguantar a nadie. En ningún lugar está escrito que tu te tengas que llevar bien con todo el mundo.

Felicidad: Aprender qué es lo que te hace feliz a ti. Lo que a una persona la hace feliz, para otra puede ser un infierno.

Conocerte: saber qué te apasiona e ilusiona y empezar a hacerlo ahora, ya y sin excusas. Esa es la tarea más importante que has de llevar a cabo de manera inmediata. Los debos y los tengos no sirven de nada. Tu no tienes ni debes hacer nada… tu obligación primera es ser feliz y compartirlo con los tuyos, contagiarlo al mundo.

Se creativo: Recupera al artista que llevas dentro. Cursos como el Camino del Artista, de Julia Cameron (que yo imparto como facilitador, pero que pueden hacerse en solitario) o cursos de creatividad, arteterapia, bellas artes etc… te ayudarán a rehabilitar al creador que llevas dentro. Porque, no se si lo sabes, cuando creas, te pareces a la Deidad, te vuelves luminoso, divino y también más feliz.

Todo el mundo es creativo. Se puede ser creativo hasta cuadrando balances o fregando los platos, no necesitas ser un artista en el sentido más estricto del término para trabajar y explorar tu creatividad.

Entusiásmate: … entusiasmo viene de la palabra Entheos (estar en Dios).

Recupera a tu niño interior: Sanar sus viejas heridas, hacer los duelos pendientes, perdonarse y perdonar viejos agravios, traumas y heridas. Para ello, imprescindible hacer terapia. Sin terapia, todo queda sepultado bajo capas de aparente normalidad… pero solo aparente. El dolor está ahí debajo… SIEMPRE. Por mucho que lo ignores o niegues, está teniendo un efecto perjudicial en tu vida a no ser que lo sanes y limpies por completo. Mucha gente cree estar sana pero no lo está. Sin terapia el camino de crecimiento se hace mucho más arduo.

Apertura: Estar abierto y dispuesto al crecimiento interior y el trabajo personal constante. No lo sabemos todo, no somos divinos ni perfectos. La disposición a crecer nos hace grandes.

Escucha: Sin escucha a los otros, a la vida, a uno mismo, uno no recibe los mensajes de la existencia ni aprende lo que tiene que aprender de todo lo que nos pasa. Escuchar significa a veces oír cosas de nosotros o los demás que no nos gustan… y de nuestra capacidad para encajar depende todo.

Empatía y compasión: Empatizar con uno mismo y los otros. Compasión, compasión y compasión. Los demás no son nuestros enemigos, a menudo son grandisimos aliados.

Pasión: Y una variante muy buena… con pasión, con pasión, y con pasión… haz cosas que te apasionan, apasiónate. La gente que no es capaz de apasionarse, debe trabajar sus miedos y corazas exteriores, pues por debajo de ellas lo que existe es el espíritu, el fuego interior que nos hace vibrar con la vida, que nos sacude y agita para entregarnos a la experiencia.

Experiencias intensas: Buscad experiencias cumbre, experiencias de total implicación y conexión con lo que estéis haciendo… ésto solo se consigue haciendo lo que a uno le gusta. Una experiencia intensa no significa que uno se tenga que arrojar desde un puente, circular a trescientos kilómetros por hora o luchar con un león a brazo partido. La intensidad es otra cosa muy distinta desde la quietud, la calma y el estar centrado en uno mismo.

Meditar, pasear y caminar con frecuencia: Algo de ejercicio físico (senderismo, bicicleta… en mi caso, además, tiro con arco) ayuda. Machacarse y autotorturarse con el ejercicio tiene un componente importante de masoquismo o adicción a las endorfinas a causa de un estado emocional que casi siempre muestra cierta tendencia a la depresión. Es propio de los caracteres rígidos, hiperresponsables y encorsetados. Si tu ya eres feliz con tu vida cotidiana, no necesitas chutarte ejercicio para no venirte abajo o apagarte como una vela sin cera. Deporte sano y sin exigencia, que éste no sea una adicción ni una tortura. Que sea un regalo.

Contacto con la naturaleza: Pisar la hierba descalzo nos reconecta con la Fuente, la Deidad, el Creador y el propósito de nuestra alma. Hacedlo con frecuencia, es sanador.

Vivir las emociones sin negarlas, reprimirlas ni rechazarlas. Ser fuerte no es ir de fuerte por la vida (a menudo se confunde ésto). Alguien fuerte llora si tiene que llorar, se desmorona si se tiene que desmoronar, va a terapia si tiene que ir, no niega los problemas, no asegura tenerlo todo controlado y es capaz de atravesar todos los estados de ánimo sin negarlos o bloquearlos porque puede caminar a través de ellos sin sentirse amenazado.

Soledad y Compañía: Pasa ratos de soledad e introspección (para centrarse y no perderse en los otros) y ratos de compartir con los amigos, con buenos amigos. Comparte el tiempo con gente que te quiere, con animales, con personas lindas y luminosas.

-Tener una buena disposición y consideración hacia uno mismo. Tratarse con afecto, con respeto, con ternura. Mirarse con ojos amables en el espejo. Reconocer los propios errores, perdonarse por ellos, pedir perdón a otros si se los hiere u ofende, reparar el daño causado siempre.

No forzar los acontecimientos, fluir con la vida, no pelearse con lo que no nos sale, lo que no es para nosotros, no nos llega o no sucede. Lo que ha de pasarnos, nos pasará, lo que ha de llegarnos, llegará. Todo está contemplado en el plan de nuestra alma.

No esperar el momento adecuado e idóneo para hacer lo que uno desea hacer, estar con quien uno desea estar o llevar la vida que uno quiere y sabe qué le hará feliz. El momento es Ahora, el instante es Ya. Postoponer es aplazar… ¿Cuándo será el momento idóneo para hacer eso que siempre quisiste hacer? La respuesta es hoy… Ahora. Solo tenemos el presente y nada más. La vida pasa deprisa.

Olvida las listas, las recetas, los consejos: E insisto, como punto final del listado, no hacerme a mi mucho caso, no seguir a maestros ni gurús, ignorar las listas como ésta (incluida también ésta si os parece bien)… buscad vuestras propias recetas. Las mías son las que os he contado y puede que no todas os sirvan. Usad las que os vengan bien, añadid otras y, si os apetece, compartidlas conmigo, porque me encantará escucharos y saber lo que os hace felices ya que, posiblemente, también me ayude a mi y ayude a muchos otros a ser más felices.

Esto es VerdeVerdad y, entre todos, vamos a cambiar el mundo.

A %d blogueros les gusta esto: