bloqueo del escritor

A veces la Felicidad (ese concepto tan sobrevalorado) nos cuesta.

Nos educan para sobrevivir, pero nadie nos enseña a ser felices.

Escribiendo ésta semana para el reto #CampNanoWriMo (la página para escritores que periódicamente inicia actividades comunes y retos de escritura para amantes de la literatura)

http://campnanowrimo.org/

he tenido que cambiar de proyecto literario varias veces. Algunos recordaréis que iba a escribir una novela corta titulada Maldita tu eres entre todas las mujeres, dedicada a cierta mujer que llegó a mi vida para hacerme un roto hace unos meses. Cuando comenzaba a escribir la novela me daba cuenta de que, lejos de ayudarme a procesar el dolor que la situación me ha provocado, escribir sobre éste tema me hacía muchísimo daño. Así que lo abandoné y reemplacé el proyecto por un libro de cuentos, pero también me atasqué y finalmente he usado el procedimiento de la página para terminar una historia policíaca con humor que comencé hace meses y que quiero concluir y publicar, Bueno lanzando cosas.

A veces te pones a crear y te atascas, te bloqueas y no puedes escribir, nada te sale. He tenido ratos en ésta historia de no saber cómo continuar.

Steven Dos Santos, uno de los autores que apoyan el proyecto NanoWrimo enviaba hoy un consejo a los escritores a través de la página.

Steven dice que somos nuestros peores saboteadores, que nos atascamos en una palabra, una página, una frase y no somos capaces de seguir. Para desbloquearse el propone una solución… darse permiso para hacerlo mal, darse el permiso para ser un principiante, para ser malo y, sencillamente seguir escribiendo, avanzando, marchando hacia delante, pues estamos en el primer borrador y ya habrá tiempo para corregir.

Darse permiso para vomitar palabras sin procesar, para avanzar y avanzar sin pensar ni corregir mucho.

Este consejo es muy bueno y deberíamos aplicarlo también a la vida… no necesitamos hacerlo perfecto, necesitamos hacerlo, ya lo corregiremos después si se puede. Si nunca comenzamos, nunca terminaremos.

¿Cuando nos atascamos?

He comprobado que a menudo no puedes escribir, cuando quieres hacerlo tan bien, tan correcto y tan perfecto, que no te sale.

Entonces se produce el bloqueo.

Por mi experiencia facilitando talleres de El Camino del Artista, el método de Julia Cameron, se que un bloqueo está a menudo relacionado con la falta de confianza en una mismo y con las altas expectativas puestas en el resultado final porque:

1.- No creemos que seamos capaces de hacerlo o que nos vaya a salir bien.


2-Queremos hacerlo tan tan estupendo que nos cargamos de presión y eso nos bloquea.

3-Tenemos alguna lealtad familiar invisible, consciente o inconsciente, al fracaso o sufrimiento de algún pariente o ancestro. Y si él no lo logró, nosotros tampoco nos lo permitimos.

Si hablamos de lealtades, detectarlas mediante procesos de terapia sistémica, constelaciones familiares o terapia individual o grupal es prioritario.

Si hablamos de los dos primeros puntos, Creer en nosotros y Desapegarse del resultado ayuda mucho, y disfrutar del proceso, también.

Esto sucede también en la vida… el miedo a fracasar, a hacer daño, a perder, al abandono, a la soledad o a equivocarse es tan grande que nos asusta vivir esa vida verdadera que deberíamos estar viviendo.

El arte y la vida son una misma cosas y hay un arte del buen vivir que deberíamos intentar aprender.

Si nunca te permites hacerlo mal, jamás empezarás el trabajo, sea éste el que sea… jamás empezarás a pintar, a escribir, a cantar, a esculpir, jamás lo intentarás. Hay que perder el sentido del ridículo, hay que dejar de juzgarse, hay que permitirse errar.

Si no te permites ser un principiante, hacerlo mal, equivocarte, si no corres riesgos, jamás vivirás una vida satisfactoria.

Si no te perdonas por los errores cometidos, tampoco moverás un dedo.

Y si no te arriesgas, jamás cambiarás tu vida, jamás dejarás tu relación de pareja insatisfactoria, jamás cambiarás de empleo, jamás le dirás a esa persona especial que quieres estar con ella, jamás te atreverás a hacer algo diferente, jamás saldrás de tu madriguera, donde vives infelizmente cómodo, o a veces ni siquiera eso.

Vivir es arriesgarse, salir de la zona de confort. 

Y escribir también es arriesgarse y no pretender hacerlo todo el tiempo bien, basta con ir haciéndolo, ya mejoraremos lo que se pueda más adelante, ya corregiremos, arreglaremos, improvisaremos. Muchas de las decisiones que tomamos no son a vida o muerte a blanco o negro, permiten modificaciones, se pueden corregir y enmendar.

El mayor fracaso es esconderse, no intentarlo, no echarle valor.

Leí hace poco en la página de facebook de una amiga la siguiente frase:

Elige la opción que te haga más felíz no la que te haga sentir más cómodo.

¿Y sabeis que? Tiene toda la razón.

Anuncios