Originally posted by frasesmotivacionales

Trastorno:

por Eugenio Sánchez Arrate

Hace poco una amiga compañera del curso DPOP que imparte CIVSEM en Madrid, se molestó porque publiqué en mi muro de Facebook un chiste sobre personas con trastorno bipolar y ella tiene un familiar muy cercano que lo padece. La comprendí enseguida.

Lo que ella no sabía (ni tenía porqué) es que un amigo bipolar me lo había contado para desdramatizar una situación personal que a veces le hace sufrir mucho (y a los de alrededor también). No es el único amigo bipolar que tengo y confieso que con ambos me llevo bastante bien. A veces tomarse con algo de humor las cosas ayuda a manejarlas. Por eso decidí colgar el chiste. Ni fué una falta de respeto, ni una frivolización hecha sin conciencia sobre un problema que es doloroso para tantas personas.

Quise enfocar el trastorno de otra manera, tal y como había hecho mi amigo bipolar.

Ante cualquier trastorno es importante:

-Conocer en profundidad los síntomas y efectos que provoca el trastorno en la vida de la persona y los allegados.
-Obtener un diagnóstico preciso. A veces una persona no tiene un único trastorno, sino varios solapados.
-Recurrir a la medicación si es necesaria y a terapia de apoyo, tanto para el que padece el trastorno, como para los familiares y allegados. De otro modo puede hacerse difícil manejar la situación.
-Tratar de sobrellevarlo sin dramatizar, con la mayor calma posible. Y a veces, si se puede, hasta con humor y alegría.
-Empatizar, comprender, ponerse en el lugar del otro hasta donde uno pueda.
-Nunca rendirse

Originally posted by museumgifs

 También es importante no considerar el trastorno ni como un estigma ni como una lacra. La persona que lo padece es, por encima de todo, un ser humano y debe ser contemplada, reconocida y aceptada como tal.

Y tener, por ejemplo, un trastorno bipolar, es algo tan singular o frecuente como pueda serlo el ser rubio rojizo, tener los ojos verdes o ser muy oscuro de piel. La diferencia es que el trastorno hace sufrir mucho.

Hay trastornos de personalidad muy extendidos que padece un porcentaje elevado de la población.

Algunas estadísticas

-Una de cada cuatro personas padece alguna enfermedad mental a lo largo de su vida.

-Unos 450 millones de personas en todo el mundo padecen alguna enfermedad mental.

-Un tercio de los años vividos con discapacidad pueden atribuirse a trastornos neuropsiquiátricos. Globalmente, el 12% de ellos se deben únicamente a la depresión.

-Las enfermedades mentales suponen el 40% de las enfermedades crónicas y la mayor causa de los años vividos con discapacidad.

-El impacto de los trastornos mentales en la calidad de vida es superior al de las enfermedades crónicas como la artritis, la diabetes o las enfermedades cardiacas y respiratorias.

-Se espera que en 2020 la depresión sea la causa de enfermedad número uno en el mundo desarrollado.

-Según datos de la Asociación Mundial de Psiquiatría el 83% de la población general desconocería qué es la esquizofrenia.

Pero, por encima de todo, recordar que un trastorno hace sufrir mucho al que lo tiene y a menudo a los que están cerca.

Como hijo de una persona con un trastorno de personalidad sin diagnosticar, algo se de éstas cosas. He crecido y me he formado con ellas. Estoy acostumbrado (aunque a veces esa costumbre también toca viejas heridas que me hacen sobrerreaccionar ante ciertas personas y acciones… soy humano).

La situación con un trastorno ya es lo suficientemente grave. Reír un poco, disfrutar, no viene mal siempre que se pueda.

Y debo decir que me encantó cuando mi amigo, al que he visto sufrir algunas veces como no os imagináis, me contó el chiste sobre el trastorno bipolar… me pareció tan valiente, tan esperanzador y tan hermoso que me dieron ganas de reír, de llorar, de abrazarle, pero no pude, porque no vive cerca de mi.

Espero que cuando lea ésto se de por abrazado.

Y recordad, Hay Esperanza, Siempre hay Esperanza.

Como seguro que me acabéis pidiendo que publique el Chiste, aquí lo tenéis. Disculpad las palabrotas. No son habituales en ninguno de mis blogs.

-Muy buenas, señorita ¿Es ésta la Asociación de Bipolares, cacho cabrona?
-Entre si es tan amable, hijo de puta.
-Oiga, no me hable así que le suelto una hostia, cariño.

Anuncios