DSM IV y V

Por Eugenio Sánchez Arrate

El Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos anuncia que abandona el DSM como texto de referencia para diagnosticar las enfermedades mentales, pues los criterios utilizados para definir los trastornos responden a las necesidades de la industria farmacéutica, no de los pacientes.

Decidí escribir éste artículo a raíz de una breve entrada que leí en el interesante blog Divaneos, de mi amiga, la psicóloga gestalista y lacaniana Marta López Monís, cuyo enlace pongo aquí

http://divaneos.com/la-crisis-post-dsm-y-el-psicoanalisis/

Para los que no lo saben, el DSM es el manual de referencia de los trastornos y enfermedades en el mundo. Se confecciona cada cierto tiempo por la American Psychiatric Association.

De unos años para acá, ha sido utilizado como método de diagnóstico por muchos paradigmas y escuelas de la psicología y se caracteriza por ser una lista de trastornos que, desde los años ochenta, no ha dejado de crecer y aumentar.

-Los psicólogos y terapeutas de orientación gestalt, como éste que les escribe, así como los terapeutas de muchas áreas de la psicología humanista, sistémica, transpersonal y de vanguardia, pues parece que los avances más punteros y los cambios en materia de psicoterapia vienen en su mayoría por éstas vías- ya hace años que cuestionamos el DSM como un texto suficientemente válido como para tomarlo como texto de referencia en el trabajo con pacientes.

Es quizá un texto orientador, de apoyo, con informaciones valiosas y descripciones útiles de síntomas, pero no va mucho más allá de eso.

El DSM V (cada DSM se caracteriza por un número, que corresponde a su última edición) incorpora toda clase de nuevas patologías y enfermedades mentales antes no contempladas, de acuerdo a su costumbre.

-Curiosamente, no incorpora patologías bastante afines al mundo anglosajón y su manera de entender la existencia, como la exitopatía (búsqueda de éxito a toda costa), la normopatía (sobreadaptación a la sociedad y al sistema, incluso si es injusto o loco) el trastorno de codicia (obsesión por el dinero y las posesiones),o el trabajolismo (adicción al trabajo), que tantos problemas causa en nuestra sociedad.

Hay eneatipos del eneagrama cuyos trastornos asociados no aparecen en el DSM y es posible que sigan sin aparecer en décadas. Estos eneatipos (en especial el 3, eneatipo nacional de los Estados Unidos y el más característico de la sociedad occidental moderna) siguen padeciendo sus propios traumas y problemas, pero no son contemplados como abordables en éste manual.

Puestos a describir trastornos y anormalidades de la conducta ¿Porqué no también esos que aquejan a los norteamericanos como sociedad?

-El DSM tiene fallas y numerosos agujeros, es evidente.

Según los más críticos, solo incorpora los trastornos que le conviene a la industria farmaceútica, a fin de que el consumo de medicamentos aumente cada año. Hay profesionales que acusan a los psiquiatras de crear trastornos ficticios a fin de aumentar el consumo de fármacos.

-Está claro que nos cuesta mirarnos al espejo con honestidad y el DSM y la APA no iban a ser una excepción.

En el DSM aparecen trastornos muy focalizados como la tanorexia (enfermedad que se caracteriza por la necesidad compulsiva de tener la piel morena y que obliga a tomar el sol obsesivamente, darse rayos UVA y tener la piel bronceada), la vigorexia (necesidad de hacer deporte y sobreidentificación con la imagen corporal musculada y en forma, para sobrecompensar problemas de autoestima e identidad) y en el DSM-V, sorprende la incorporación del trastorno por atracón (ingesta puntual de comida con arreglo a ciertos parámetros) junto a algunos otros como el trastorno de Hipersexualidad, del que hablamos aquí en VerDeVerdad hace algunos meses, pero uno, que ya lleva algunos años en ésto, sigue teniendo la sensación de que el texto del DSM es una acumulación de descripciones de síntomas… y de que mientras describimos síntomas, perdemos de vista a las personas.

Porque, por encima de todo, somos seres humanos, tengamos el trastorno y el problema que tengamos.

-Con una descripción de síntomas y la manera de atajarlos, con terapia o medicación, nunca vamos a la causa profunda del problema.

El DSM puede casar bien con paradigmas y escuelas de la psicología que trabajan de un modo superficial  poniendo parches a la vida de sus pacientes, provocando migraciones del malestar o de las somatizaciones, o suprimiéndolas, pero no resolviendo desde la raíz la patología y encarando sus causas.

Quizá por eso el DSM esté siendo tan cuestionado por tantos profesionales de la salud y las profesiones de ayuda.

-Se cuestiona, por ejemplo, que cualquier conducta sea susceptible de ser considerada un trastorno, con la consecuente estigmatización de la vida cotidiana de las personas. Todo ya es susceptible de ser un trastorno en una nueva edición del DSM… (y quizá lo sea, pues en éste mundo imperfecto, cada vez estamos más locos. Pero, por poner un ejemplo, los trastornos bipolares han aumentado un 4.000 por ciento en los últimos años).

Y puede que muchas conductas y comportamientos sean enfermos, pero, a éste paso, corremos el riesgo de que todos los comportamientos lo sean.

Te gusta el fútbol y padeces un trastorno de “balompedia aguda”, te gustan los helados y padeces “gelatopatía compulsiva”a, te gustan los bocadillos de jamón y padeces “jamonexia severa”, te encanta llevar minifalda y, por menos de un pimiento, eres una “minifaldópata obsesiva”  o una “provocópata compulsiva”. ¿Qué más trastornos vamos a inventar?

No se, pero a veces me da un poco la risa.

Hay una suerte de cosificación de los comportamientos y una sobrecatalogación o sobretiquetado de las conductas de la gente.

Y además, creo que los afectados no son enfermos, son, insisto, por encima de todo, personas.

En cambio, algunos trastornos que se describen en éstos DSM, parecen más bien síntomas patologías. Y me dan mucho qué pensar.

ansiedad

Un ejemplo de Trastorno dudoso y su cuestionamiento.

Pongamos por caso el célebre Trastorno de Ansiedad Generalizado.

El famoso TAG sigue describiéndose como un trastorno en el DSM (y muchos otros manuales), pero rara vez se aborda la ansiedad en ningún manual descriptivo como un síntoma de otra clase de enfermedad y no como un trastorno.

¿Puede un médico decirle a usted, cuando se presenta en su consulta con temperatura alta, que padece un trastorno de fiebre?

Sabemos que la fiebre es el síntoma de una enfermedad, pero no sabemos cual enfermedad hasta que no investigamos más.

Del mismo modo, cuando alguien tiene ansiedad elevada, general y recurrente, suele ser el síntoma de otra cosa, otro trastorno o problema que hay por debajo. Miedos patológicos, personalidad evitativa, huida del alguna situación o sensación corporal constante, vida estresada, problemas emocionales…

Durante años se ha sostenido y se continúa sosteniendo en muchas escuelas que la Ansiedad es en si un trastorno, de ahí que exista este Trastorno de Ansiedad Generalizado que yo cuestiono muchísimo, pues lo considero un síntoma de otra cosa.

Frecuentemente la ansiedad es la señal, el aviso de algo más profundo que hace falta explorar en la vida del paciente, como la fiebre es el aviso de que estamos enfermos de alguna cosa.

A menudo, la ansiedad se asocia a eneatipos como el 6, focalizado en el miedo, o el 3, enfermo de hiperactividad para llenar su vacío interior. Pero se obvian éstas realidades. La ansiedad puede padecerla todo el mundo, pero hay personas con mayor tendencia a sufrirla… y a menudo se les diagnostica un TAG sin mucha exploración de lo que hay por debajo.

Recuerdo hace años, una pareja que tuve, que padecía de ansiedad elevada e hiperactividad. Su diagnóstico, según la psicóloga cognitiva-conductual a la que acudía entonces, fue Trastorno de Ansiedad Generalizado.

La mujer la colocó el trastorno tirando del DSM-IV, vigente entonces y se quedó tan a gusto.

La ansiedad de mi ex pareja posíblemente provenía del miedo, de la necesidad de huir y escapar del vacío interior y de emociones que mi pareja de entonces no deseaba afrontar… emociones que jamás se afrontaron durante la terapia, encaminada a suprimir los síntomas, no a detectar las causas para un cambio profundo en el paciente (entre otras cosas porque tuve la sensación de que la psicóloga también padecía de ansiedad elevada e hiperactividad, necesidad de llenar su vacío con acción constante y ambas, paciente y terapeuta, se reforzaban la una a la otra en terapia, en vez de resolver el problema).

El caso es que no podemos seguir etiquetando y colgando carteles, describiendo patologías y considerando solo la sintomatología de los problemas.

Los pacientes, por encima de todo, y no me cansaré de repetirlo, son personas, no enfermitos etiquetables con un trastorno asociado a síntomas.

Todos somos humanos, pacientes y terapeutas, pues en su día yo también fui paciente durante mi propio proceso terapéutico y eso no me hace mejor ni peor que nadie, es más, no descarto, a lo largo de mi vida, seguir avanzando en éste camino de autoindagación y crecimiento. Una y otra vez, por épocas, regreso a terapia, forma parte de mi camino de sanación.

Un terapeuta competente y serio no deja de hacer terapia consigo mismo nunca y tampoco deja de ser el paciente de otros muchos terapeutas que le ayudan en su camino de crecimiento.

-Ser terapeuta y no hacer terapia ni haberla hecho nunca es una contradicción.

Y si eres terapeuta y ni haces ni has hecho terapia jamás o en tu paradigma o escuela eso no se contempla… mal asunto, porque un terapeuta no se puede permitir pasear sus problemas de un modo ciego e irresponsable por la consulta.

Y todos estamos neuróticos en mayor o menor grado, ésta es una realidad insoslayable.

manos-con-luz

Los cambios en la terapia del futuro

-El mundo ha cambiado… la forma de afrontar los problemas y la salud, también lo han hecho.

La dicotomia sano- enfermo, doctor-paciente… cambia también en éste mundo que se nos avecina.

En muchas escuelas de psicología -entre las que la gestalt, que yo practico, se encuentra- se parte de una base: todos tenemos problemas y estamos en el camino para resolverlos. Todos padecemos algún trastorno leve o severo. El mundo no se divide en los sanos y los enfermos.

Las cosas no son así.

-Esta superioridad tradicional y estúpida del médico, el terapeuta, sobre su protegido, pupilo, y enfermito que acude a ser curado, se ha terminado.

La gente se cura sola… los terapeutas solo colaboramos en el proceso, pero curar no curamos a nadie. Dejémonos de presunciones. La sanación, sucede… y nosotros asistimos a ella, la facilitamos y propiciamos con acciones concretas, pero las cicatrices cierran solas, los organismos se autorreparan y autorregulan tras la intervención, la gente sana… solo ayudamos, no somos dioses que sanemos a nadie.

Caminamos hacia un nuevo futuro, donde la manera de trabajar con los pacientes (paciente viene de paciencia… porque muchos necesitan mucha paciencia para sobrellevar a sus falibles terapeutas, dueños también de enormes egos, problemas, quebrantos y dolencias de todo tipo, como humanos que son… como humanos que somos), cambiará radicalmente.

Un mundo donde no habrá barreras tan claras entre sanos y enfermos, porque todos estamos ya un poco enfermos para sobrevivir a éste mundo de locos en el que vivimos; donde, por encima de todo, un proceso terapéutico se definirá por la relación de apoyo y acompañamiento entre dos personas, sin etiquetas, sin estigmas de enfermo o trastornado, de yo soy mejor que tu o estoy más sano que tu.

El terapeuta quizá sabe algo más, se ha formado y trabajado durante años, pero tan solo conoce algunos mapas del camino y se los muestra al paciente/cliente, a quien acompaña de un modo responsable y honesto, con profesionalidad pero sin superioridad ninguna sobre ella o él.

Por eso, porque soplan vientos de cambio, si el DSM, gran enciclopedia de trastornos, evoluciona en su modo de enfocar la enfermedad y la psicoterapia, sobrevivirá.

Y si no lo hace, sus días estarán, literalmente, contados.

Gracias a todos, desde VerDeVerdad, por el gran apoyo demostrado..

Un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

Para información más exhaustiva sobre el cuestionamiento y los problemas a los que se enfrenta el DSM-V, aquí está un documentado artículo de Ronaldo Pellegrini.

http://www.elcisne.org/noticia/iquest-final-dsm/3142.html

Anuncios