compararse con otros para perder

Siempre queremos ser otro

Un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

No te empeñes en ser quien no eres, no te empeñes en lo que no es

Ya he escrito muchas veces sobre ese asunto de que siempre queremos ser otro diferente del que somos, lo que Claudio Naranjo denomina “El Juego de Calce” (Es decir, tratar de que calcemos dentro del molde mental establecido que tenemos sobre cómo deberíamos ser).

Claudio vestido de Azafrán

Claudio Naranjo

Siempre queremos ser otro más alto, más guapo, más listo, más delgado, más corpulento, más exitoso, más rico, más creativo, más inteligente, más valiente, más ecuánime o más lo que sea…

Y mientras consumimos todas las energías de nuestra vida en intentar serlo, o en contener la frustración de no poder serlo, la vida se nos pasa con un gran pesar.

No podemos ser quienes no somos.

Da lo mismo los cursos a los que te apuntes, las conferencias a las que acudas, el dinero que te gastes en terapeutas, en coaching, en terapias y en meditación.

Nada te salvará de la verdad. Eres quien eres, con tus talentos, con tus flaquezas, con tus defectos y virtudes.

Y solo siendo quien eres serás feliz.

Ser uno mismo

Eres el que eres y de cómo te aceptes y quieras dependerá todo. Porque incluso para cambiar y mejorar como persona, solo desde la aceptación se produce el cambio.

Si eres un cabrón y no lo reconoces o no lo asumes/aceptas, jamás podrás dejar de serlo. Si lo rechazas o no te lo perdonas, tampoco podrás transformarlo.

Además, eso de que tu puedes ser quien quieras es un bolo chirimbolo de la autoayuda americana que solo te conducirá a la frustración y al malestar.

Tu no puedes ser Rafa Nadal ni aunque lo intentes (en todo caso serías tu, jugando al tenis como mejor sepas o puedas… lo mismo hasta eres muy buen@), no puedes ser Paris Hilton ni Angelina Jolie, no puedes ser pivot de baloncesto en la NBA midiendo 1.56.

No señor, no puedes.

De aceptar las limitaciones de la vida depende mucha de tu felicidad futura. Que no te vendan la moto.

mujer piensa y piensa

Yo quiero ser ésto y aquello (y mientras tanto no soy yo)

Puedes ser y alcanzar muchas metas, materializar muchos sueños, pero muchos otros no, por más que te empeñes.

Asúmelo, no pasa nada. No importa. Tu felicidad no depende de ello.

Tu eres quien eres y eso es extraordinario.

¿Que te ves gorda? ¿Y qué, si eres estupenda? A los hombres les encantan las mujeres gordas. ¿Qué te ves poco atractivo? ¿Y qué? Eres genial, una gran persona. Alguien se fijará en lo maravilloso que eres, con independencia de tu falta de carisma o tu timidez.

Lo que de verdad echa a la gente para atrás cuando se acerca a nosotros es la falta de confianza y de amor por uno mismo que nos tenemos.

El que no nos gustamos, eso es lo que espanta de verdad al otro.

Pero nada de lo que somos es malo o indigno. Tan solo son inadecuadas muchas de las cosas que hacemos con lo que somos (dañar a otros y dañarnos, por ejemplo, eso no debemos permitirlo).

Tu eres tu… y no te empeñes en otra cosa.

gatito se cree león

lo que quisiéramos ser

Tu puedes ser quien tu eres… y punto.

Se trata de que lo descubras, porque mucha gente ni lo sabe o tan solo cree saberlo y actúa como quien no es, o tratando de ser otro que nunca ha sido.

Porque ese o esa que tu ya eres es maravilloso y puede hacer grandes cosas en el mundo y será muy feliz aceptando y viviendo su vida tal como es, sin pretender que sea otra cosa.

¿Cómo saber quien soy?

Es un trabajo de años, de autobservación, de conciencia y de dejarse sentir mucho, conectado con un@ mism@. Elige el camino que quieras, la terapia, la lectura, un sendero espiritual, la autoexperiencia…

Por ejemplo, sabes que estás obrando como aquel que tu eres cuando sacas lo mejor de ti, cuando te sientes extraordinariamente bien haciendo lo que haces, cuando no intentas empujar ni forzar nada porque todo te sale naturalmente y a tu ritmo.

Porque quiero que sepas una cosa: Tu, seas quien seas, y vengas de donde vengas, por ser ya quien eres, te mereces todo el amor y la consideración del mundo.

La mía la tienes, desde luego, ahora se trata de que tengas la tuya.

No te empeñes en ser otro u otra que no eres.

Empéñate tan solo en ser y en vivir con ganas lo que tiene que ser vivido a través de tu maravillosa persona.

Y sobre todo, no te compares con los demás. Ya vale de jugar a éste juego tan doloroso.

Ellos no son tu, tu no eres ellos. No hay comparación posible.

Compararse con otros que no han vivido lo que tu, no han pasado por lo que has pasado tu, otros que no son tu ni saben lo que es ser tu… es una fuente terrible de infelicidad porque siempre va a haber alguien más alto, más listo, más guapo, más rico, más sabio, más ésto o aquello que tu… siempre ….

(y también va a haber alguien peor que tu en muchos aspectos, que no se te olvide, porque tendemos a olvidarlo y solo compararnos para lo peor… menos los narcisistas, que se comparan para salir ganando siempre y hacen todo lo contrario, en lo que son peores, apartan la vista y no se comparan para no perder, ese es su juego).

Pero sobre todo no juegues a la Comparación porque mientras te comparas con otros, te desconectas de ti mismo, de lo que sientes y de lo que eres.

Y la solución a todos tus problemas reside en estar y permanecer en ti, darte lo que necesitas y hacer lo que te gusta.

¿Te atreves a ser tu mismo?

¿Te atreves a buscarte y encontrarte suponiendo que aún no sepas quien eres? El camino puede ser largo, pero muy gratificante.

Nota final del Editor:

Nos acercamos a las 200.000 visitas y os estoy muy agradecido por éstos años de apoyo, colaboración y por hacer que éste blog, que atiendo con intermitencia pero que nunca olvido, merezca la pena.

Ha sido un largo camino hasta aquí y espero que me siga resultando tan gratificante como hasta hoy compartirlo con vosotros. Me encanta que años después de haber escrito un artículo la gente me siga comentando cosas acerca de él y de como le ayudó en algo importante en su vida.

A menudo busco en la red y contemplo como en otras webs han reblogueado contenidos y citado muchos párrafos de temas sobre los que escribí en su día.

Es una satisfacción seguirlo haciendo.

Esto es VerDeVerdad y juntos, haciendo cada uno nuestra parte, vamos a cambiar el mundo.

Anuncios