Archive for junio, 2018


por Eugenio Sánchez Arrate

Tiro con Arco Rafael Marín

Rafael Marín

Uno de mis primeros contactos con el tiro con arco fué en una barraca de feria hace muchos años.

Concretamente en el parque de atracciones Tivoli de Málaga durante unas vacaciones en mi adolescencia.

Fué una experiencia penosa, era la primera vez que empuñaba un arco y no se me dió nada bien disparar a las dianas. Acabé la vivencia abochornado y ridiculizado por mi padre, que estuvo presente durante toda la escena con un espíritu bastante caústico.

Decidí que el arco no era lo mío y no regresé a él hasta pasado mucho tiempo.

Años después lo intenté por diversión, en uno de esos bares donde había pista de tiro que se pusieron tan de moda en los noventa y tampoco me fué mucho mejor. La cuerda solía golpearme el antebrazo y las flechas apenas alcanzaban el parapeto a una distancia de diez o doce metros.

Finalmente aparté el tiro con arco de mi lista de prioridades y nunca volví a intentarlo.

Muchos años después, por mediación de una conocida, me ofrecieron participar como alumno en un cursillo de iniciación del Club San Sebastian, avalado por la Federación Española de Tiro con Arco e impartido por el maestro y profesor de tiro Rafael Marín, que con los años ha llegado a convertirse en uno de mis grandes amigos.

Quien me iba a decir a mi que, al terminar el curso, tirar al arco se iba a convertir en una de las prácticas que más felicidad, centramiento y conexión con mi ser esencial me han aportado en la vida.

Eugenio Sánchez Arrate Arquería Trascendental Tiro con arco

El autor del blog tirando en el bosque

No solo por el buen ambiente, el lugar de la práctica, el buen humor o los compañeros de entrenamiento, que son excelentes y de gran calidad humana, sino por la vivencia en si desarrollada.

Desde aquel día, empecé a tirar y a obtener los beneficios de un sistema espiritual, deportivo y de combate, que aporta réditos al individuo más allá de lo evidente.

Trabajo físico y energético constante y lleno de matices y de sabiduría.

tiro con arco cuatro en línea de tiro

Práctica en grupo tirando en sala

Rafael Marín, Maestro Arquero y Entrenador Provincial de Tiro con Arco, un hombre con un largo recorrido en disciplinas marciales, de tiro deportivo y prácticas espirituales, es el artífice del sistema, que bebe de muchas fuentes, occidentales y orientales tanto de tiro como de práctica espiritual, todas ellas probadas, asimiladas y practicadas hasta la extenuación para conseguir un todo homogéneo de enseñanzas, dinámicas, aprendizajes, meditaciones, ejercicios bioenergéticos, posiciones de tiro y ejecución práctica extremadamente eficaces.

Todo se prueba y somete a test en Arquería Transcendental, nada se da por supuesto.

Pablo Magarzo Tiro con Arco Arquería Transcendental Yumi

Tiro en bosque con Yumi japonés

El sistema, que podría definirse como la Arquería Espiritual de Occidente, es poderoso y no se limita a la efectividad o el resultadismo del tiro con arco convencional que se practica en otras disciplinas, como el arco tradicional, el olímpico o la modalidad de poleas, a menudo demasiado centradas en la diana y en tirar con bajas potencias sin ejercitar la musculatura y el físico del practicante.

Arquería Transcendental busca operar cambios profundos y duraderos a muchos niveles dentro de la persona y aportarle beneficios para su vida cotidiana, trabajando con arquetipos y conceptos como la concentración, la fe, la certeza, la confianza, la vinculación con el blanco, la empatía, la presencia, el desapego, el disfrute y goce en todo el proceso de tiro y también en la vida… y más, mucho más.

tiro con arco, practicantes, Arquería Trascendental, Arquería Transcedental,

tiro con arco, practicantes

La práctica se desarrolla en jornadas de divulgación abiertas y talleres de iniciación de varios fines de semana para los principiantes. Así la gente puede probar, conocer y saber si la práctica con el arco les es grata y si desean continuarla o no.

Si lo desean, hay un grupo regular de práctica al que pueden incorporarse y se prevé la formación de nuevos grupos en el futuro y posiblemente talleres intensivos en toda la geografía española e incluso en el extranjero.

La escuela está en franca expansión, a ritmo calmado pero constante.

Arquería Transcendental Tiro con Arco Eugenio Sánchez Rafael Marín y Pablo Magarzo

Rafael Marín en el centro con algunos de los primeros practicantes del sistema

Arquería Trascendental, Tiro con Arco, Rafael Marín, Eva Tejedera

Práctica de tiro

arqueros en la nieve Eugenio Sánchez Arrate y Pablo Magarzo, Arquería Transcendental, Tiro con Arco

Arqueros en la nieve

 

 

El sistema merece la pena y lo digo por propia experiencia y los años de práctica, que me otorgan cierta capacidad para poder evaluar y ser un ejemplo personal de lo que el arco realiza con una persona a nivel no solo externo sino muy interno.

Tu visión de la vida, tu centramiento, tu desapego y tu capacidad para centrarte en objetivos y disfrutar de los procesos de la vida, se transforman.

Y la práctica, con compañeros o en solitario, es una experiencia luminosa y llena de matices que son difíciles de transmitir con palabras.

Se trata de un trabajo de primer orden por y para la luz del ser humano.

Un trabajo para el alma, serio y sincrético, sincero, que nos permite hablar de la Arquería Espiritual de Occidente.

Porque, tal y como dice el proverbio japonés.

 

La primera flecha abate a las fuerzas tenebrosas.

La segunda flecha reconstruye el Orden del Mundo.

 

Y el mundo necesita toda la Luz que un ser humano, con su vida y su ejemplo, sea capaz de aportar.

Si deseáis más información, adjunto la dirección de la página en Facebook

https://www.facebook.com/ArqueriaTrascendental/

Realidad Virtual

 

un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

Imaginad un mundo maravilloso en el que un grupo de seres decide jugar a un juego. Se trata de experimentar, de aprender, de ganar sabiduría a través de la experiencia.

Entonces entran en el Juego, que es como una copia, un sucedáneo de la realidad y allí tienen un personaje, que han elegido para aprender algo o por experimentar algo concreto y representar un papel.

Para lograr que el jugador se meta bien en la obra, la ilusión de realidad tiene que ser perfecta o casi perfecta. Uno debe creerse que realmente es el personaje que interpreta, de otro modo la experiencia inmersiva no funcionaría bien.

Entonces el jugador, una vez dentro del juego, olvida quien es.

Y empieza a disfrutar de la experiencia, pero también a padecer las consecuencias lógicas de no estar en su medio natural, en la realidad auténtica. Y entonces, desde ese olvido de si, no sabe que puede resolver problemas, no sabe que está completo, no sabe que puede ser tan feliz como desee, no sabe quien es, a qué a venido, porqué le pasa lo que le pasa… Y tampoco sabe que no es ese personaje que interpreta, sino que es otra cosa… y entonces comienza a sufrir.

person holding terrestrial globe scale model taken

Mundos dentro de mundos

Comienza a experimentar la falta de amor universal e incondicional que existe en la simulación, comienza a colisionar con otros jugadores confusos, enfadados, tristes, iracundos, tan perdidos como él en el juego, tan extraviados y atrapados por la carencia y la ilusión de no saber quienes son, preocupados por cosas sin sentido, esforzándose por metas absurdas, atrapados en la vida falsa del personaje con el que se identifican.

Este jugador rodeado de amenazas o cosas que no entiende y de gente que ignora quien es y donde está, comienza a sufrir, a construir corazas y defensas para que el mundo y los demás no le duelan. Comienza a ser otro y comienza a perderse más y más en las veleidades de la materia y de la simulación.

La simulación es atractiva, tiene mucho para explorar, mucho en lo que distraerse. Incluso hay cebos para que los jugadores piquen y queden aún más atrapados, cebos relacionados con el éxito, el dinero, la fama, el poder… y muchos otros que apartan a los jugadores del sentido original del juego, de la verdadera meta.

Imaginad que dentro de esa realidad simulada hay otro juego, otra realidad simulada que puede jugarse y experimentarse y que el jugador decide meterse en ella para jugar y experimentar a su vez un juego dentro de otro juego.

E imaginad que las realidades pudieran ser un conjunto de cajas chinas o muñecas rusas, unas dentro de otras, juegos dentro de otro juegos, en el que los jugadores se van alejando de la Realidad Base, de la Fuente y de lo que es verdad.

Matryoshka

Muñecas rusas dentro de muñecas, dentro de muñecas, dentro de muñecas

Lo que parece cierto, queridos lectores, es que ésta que experimentamos no es la Realidad Base de la que todo emana, pero también parece cierto que, como hemos aceptado ciertas reglas del juego, estamos obligados a experimentarla y a vivirla, nos guste o no.

DA LO MISMO SI LA VIDA ES REAL O NO, HAY QUE VIVIRLA CON TODO EL SER Y TODO LO QUE SOMOS, COMO SI LO FUERA

 

Dejando aparte conspiranoias y teorías locas, parece cada vez más aceptado el hecho de que vivimos en una simulación virtual de algún tipo y que nuestra conciencia ni siquiera está en el cuerpo, sino en otra parte.

Tal y como asegura el magnate Elon Musk, propietario de la empresa Spacex, todo es virtual, dentro de pocos años conseguiremos crear universos virtuales muy realistas, y es muy probable que ésto que vivimos lo sea ya.

De hecho, posiblemente ésta es una simulación virtual dentro de otra simulación virtual dentro de otra simulación virtual y así, hasta llegar a la Realidad Base, Realidad Superior o Fuente de la que procedemos.

Se han creado muchas teorías y mitos sobre el origen de todo éste juego, sobre el sentido de la vida, la causa primera de todas las cosas y porqué estamos aquí, con respuestas como La Caída, la Separación, el Exilio de las Almas… todas pudieran ser en parte o en todo verdad.

Y además éstas explicaciones y muchas otras son perfectamente compatibles con la idea de un Dios o Entidad Superior de la que todo emana.

Pero ésto que experimentamos, donde estamos y donde vivimos es lo que en la tradición espiritual y las escuelas de misterios se denomina, la Maya o Gran Ilusión, solo que yo lo he explicado con terminología actual, propia del mundo de los videojuegos. Ultimamente se denomina la Matrix, son distintas formas de hablar de una misma cosa.

El Yo Superior es el jugador original, que comenzó a descender en distintos planos de la realidad o universos virtuales para jugar/experimentar solo o en compañía de otros jugadores con los que unas veces repite partida y otras veces no.

Y es a él, a ese Orígen al que tenemos que regresar si queremos volver a la Fuente, nuestro lugar de procedencia. Eso que unos llaman la Luz y otros el Cielo, pero que consiste en regresar a casa.

Al camino de regreso lo llamamos Ascensión.

Y se puede tardar muchas vidas / partidas en conseguir volver.

En ello estamos.

Por eso, no os creáis demasiado vuestra vida y vuestro personaje, pero vividlo de corazón para que el aprendizaje y la experiencia merezcan la pena.

 

 

Deja de intentarlo

tropezar con la misma piedra

un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

Desde hace unos meses para acá he recibido el testimonio de muchas personas agotadas de bregar con la vida, de pelear y de luchar con las circunstancias cotidianas. Todo lo que encuentran son obstáculos, dificultad y complicaciones. Y, lejos de aceptarlos, se pelean con ellos, tratan de buscar otros caminos, se estrellan una y otra vez sin lograr grandes resultados. Y siguen dándose de bruces con la realidad.

Por experiencia tengo algo que decirte.

Deja de intentar, deja de querer, deja de esforzarte, deja de luchar. Acepta.

Por duro que sea lo que estés viviendo, acepta. Será mucho más fácil si lo asumes y vives desde ahí, en vez desde la negación o el rechazo a lo que hay.

Porque desde la aceptación abres una puerta a la realidad, permites que sucedan milagros.

Dejas de negar tus circunstancias, dejas de querer que las cosas sean diferentes, dejas de imponerle a la vida unas condiciones férreas para ser feliz, dejas de querer ésto o aquello, dejas de pretender eso u eso otro. Sencillamente empiezas a apreciar lo que tu eres y lo que hay… y desde ahí será mucho más fácil todo.

Porque tu eres suficiente y maravilloso/a, porque seguro que en tu vida hay cosas (muchas) que merecen la pena y la vida solo quiere que te des cuenta.

Aceptar los problemas para poder resolverlos, aceptar los dolores y tristezas no reconocidos para poder llorarlos, aceptar tus atascos, imperfecciones, bloqueos, es el primer paso para liberarte de ellos.

Tanto esfuerzo no sirve de nada. No luches con la vida, no pelees, elige una vía más suave y compasiva contigo mismo y con los demás. Deja de partirte la cabeza contra la realidad y permite que la propia vida te marque el camino.

Ella sabe mejor que tu lo que te conviene.

escalabrado vendaje

 

Para ilustrar ésto os voy a contar una experiencia.

Hace unos días fuí al Primark de la Gran Vía en Madrid, a comprar unas deportivas. Me acerqué al stand del que colgaban centenares de modelos y zapatillas de todos los tamaños y colores… y rebusqué y rebusqué durante un buen rato. Yo tenía una idea muy clara de los modelos que me gustaban y el tipo de zapatillas que quería comprarme. Pero no las encontraba.

Empecé a frustarme, de algunos modelos no había mi número. De otros si, pero eran zapatillas espantosas o de colores que no me agradaban. Era terrible. Encontraba zapatillas de mi talla justo de los modelos que me desagradaban. Seguro que muchas veces os ha pasado algo parecido.

Cada vez más enfadado, empecé a lamentarme de mi mala suerte. Me di cuenta de que no encontraría zapatillas y tendría que volver a casa con las manos vacías. No era cuestión de llevarme un calzado que no me gustara mucho, solo por el hecho de querer tener un par nuevo a toda costa… y tampoco era lógico llevarme unas zapatillas espantosas solo porque no las había encontrado mejores.

Ni quería conformarme, ni quería llevarme lo primero que encontrara.

Yo quería unas zapatillas que me gustaran mucho, que fueran con mi estilo y que además fueran cómodas… y me di cuenta de que sencillamente no era el momento de encontrarlas.

En toda la tienda no las había.

Me senté en uno de los asientos probador y solté aire. Bajé los brazos. Asumí mi derrota. Por más que lo había intentado, yo no había sido capaz de encontrar lo que buscaba, tocaba aceptarlo y regresar a casa sin mi compra.

De pronto, abatido miré al suelo.

Y allí estaban, junto a mis pies, alguien se las había probado y las había abandonado sin devolverlas al stand. Estaban intactas, con su percha de plástico y sus cordones enrrollados.

Esas zapatillas estaban tocando mis propios zapatos desde el principio, mientras me probaba un par tras otro de las otras, pero yo, obcecado en encontrar en los stands la zapatilla ideal, no me daba cuenta de que había unas mucho mejores para mi, más bonitas, incluso más baratas, mucho más cerca. Unas zapatillas perfectas de mi número exacto, del color que me gustaba, unas deportivas que no había sido capaz de ver, porque me había encabezonado en conseguir otras de ésta y aquella manera.

Otras que no eran para mi.

Cuando abandoné el control, cuando me entregué a la Providencia, las zapatillas aparecieron.

 

Abandona el Control

La vida es así. Creemos que todo depende de nosotros creemos que tenemos algún control sobre las circunstancias, que lo conseguimos todo por el imperio de nuestro esfuerzo , nuestro ego, nuestra voluntad. Y no es así. Algo más grande que nosotros ha trazado ya el plan y elegido el camino. Tan solo hay que dejar de resistirse y de luchar.

Pretendemos, queremos, buscamos, nos peleamos con la vida. Y no nos damos cuenta de que a menudo estamos forzando las cosas. Estamos en un trabajo que no nos satisface y seguimos emperrados en él, o buscando otro denodadamente en vez de dejar que la oportunidad surja y aparezca, que aparezca un amigo un conocido y nos ofrezca otra cosa por diferente que sea, nos agarramos a lo conocido en vez de abrirnos a la posibilidad de un cambio… estamos con una pareja que no nos llena y no permitimos que llegue la que tiene que llegar, o no nos permitimos verla, cuando a lo mejor la tenemos justo al lado.

Quizá la hemos tenido al lado desde el principio y no teníamos la capacidad de verla. Quizá no nos hemos permitido ir hacia ella por miedo, temor o porque somos muy cuadriculados al decidir cómo queremos las cosas.

Nos aferramos a migajas, relaciones insatisfactorias, trabajos extenuantes o penosos, situaciones limitantes o penosas, situaciones y personas que no son para nosotros pero que, por miedo al vacío, a la carencia, a la soledad, o a quedarnos sin nada, no nos atrevemos a soltar.

Cuando resulta que solo dejándolos marchar y abriendo los ojos encontraremos algo mejor, algo que quizá estaba mucho más cerca de lo que suponíamos.

pollino

Deja, pues, de imponerle condiciones a la vida. Deja de pretender que sea eso o aquello que tu quieres y solo eso y solo de esa forma y en el tiempo y el modo que tu deseas.

La realidad no funciona así.

Deja de decirle al universo cómo tiene que complacerte para hacerte feliz. Deja de estrechar tu mirada y tu criterio. La Fuente, Dios, la Inteligencia Superior, como quieras llamarle, ya sabe perfectamente lo que tu necesitas y lo que te hace feliz. Acepta. Deja que todo se coloque. Ponte en disposición, ábrete, abre el corazón, abre los ojos y acepta la oportunidad cuando ésta se presente desde un estado de recepción total, de completo acogimiento.

Deja de luchar. Deja de intentarlo.

Y empieza a querer, a amar tu vida tal cual es, empieza a dar las gracias por lo que eres y lo que tienes.

Y ten por seguro que sucederán milagros, porque de eso que tanto amas, la vida te traerá más, mucho más, a poco que abras los ojos para apreciarlo y agradecerlo.

Pero no lo conseguirás desde la pelea, no desde el rencor, el odio o las lamentaciones. No lo lograrás poniendo pegas o sacando defectos. Solo lo conseguirás desde la apertura.

Deja de querer ser otro u otra, deja de intentar ser mejor de lo que eres.

Acepta y solo acepta lo que hay.

Y entonces, unas zapatillas estupendas, un nuevo trabajo, un gran amor, una nueva vida, el cambio que necesitas, se desplegarán ante ti.

O quizá descubras que lo que ya tienes es extraordinario.

En cualquier caso, la felicidad solo llegará hasta ti su ti la dejas hacerlo y el estado para conseguirlo es de apertura.

¿Qué sabes tu sobre los designios que para ti tiene la Fuente, Dios, la Vida, el Universo?

Entrégate al Misterio.

Y entonces vive y disfruta.

Ya no necesitas seguir luchando.

Te lo digo de corazón… y por experiencia.

A %d blogueros les gusta esto: