Tag Archive: Felicidad


una cara sonríe rodeada de otras que no

Felicidad

Mitos y mentiras sobre la Felicidad

un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

 

Primer mito: Las listas de consejos para la felicidad.

He escrito muchas veces sobre la felicidad y siempre he insistido en que no me gustan las recetas para éste tema, porque no las hay.

En post anteriores he compartido mi forma de verlo, la que me sirve a mi… que no se si es extrapolable 100% a otras personas. Ni siquiera al 3% de las mismas.

He expresado lo que me hace feliz (a mi, a Eugenio Sánchez) y he contado cómo lo hago yo (que tengo mis ratos malos como todo el mundo -a veces muy malos-, no esperéis libraros de momentos de dolor o de tristeza en ésta vida porque eso no es posible), pero tengo que deciros que lo que os haga feliz a vosotros debéis averiguarlo vosotros.

Yo hice mi indagación en su momento y busqué qué cosas me hacían feliz a mi y cómo conseguirlas.

Aunque a veces son un reclamo para los blogs o Twitter, no me gustan las listas del tipo Las 10 cosas realmente maravillosas que cambiarán tu vida. Los 15 hábitos de la gente altamente armoniosa y feliz que te mueres que tu podrías adoptar…, Las 20 maneras infalibles de ser feliz a reventar y tener orgasmos de felicidad todos los días …y similares.

cuatro cosas que te harán feliz

receta facilona para la felicidad

Los recetarios prometen felicidad inmediata o infalible… pero fallan estrepitosamente porque tras la palabra Felicidad hay un gran trasfondo de hábitos de vida, maneras de ver el mundo e identidad personal. Por cierto, con 60.000€ al año, como recomiendan en ésta receta de arriba, muchos diréis que cualquiera es feliz. En fin…

Segundo mito: Libros de Autoayuda

Son una ayuda, pero escasa.

Si un solo libro de Autoayuda funcionara bien (y he leído tantos que ni os lo podríais imaginar) ya no haría falta seguir publicando más libros y recetarios con soluciones mágicas que a menudo solo le sirven al que ha escrito el libro y a veces ni eso.

El negocio de los libros de Autoayuda funciona porque momentáneamente ofrece un alivio a la insatisfacción crónica del lector, bajo la promesa de que tras su lectura, todos tus problemas hallarán solución o mejorarán drásticamente.

libros para vivir mejor felicidad

Libros de autoayuda

Entonces uno se siente mal, o no se siente bien del todo y busca en la librería algo que le alivie de éste estado puntual o contínuo en el que se encuentra.

Y en ese momento compra el libro.

Hay montones de profesionales de la Autoayuda que escriben libros encaminados a satisfacer esa demanda de la gente.

Algunos venden miles y miles de ejemplares pero ¿Son efectivos? Ya he comentado que por lo general no mucho.

Para el que vende los libros desde luego, por el dinero que ello le hace ganar… pero para los lectores la efectividad es más que relativa.

Comprobadlo vosotros mismos… ¿Algún libro de éste tipo os ha cambiado completamente la vida… o es más habitual que a los pocos días, semanas o meses después de leerlo siguiérais igual?

Mucha gente adicta a la Autoayuda va de libro en libro, leyendo recetarios para ser más feliz, para vivir mejor, para triunfar en la vida… y luego siguen viviendo sus vidas poco menos que igual que siempre, es decir, mal y renqueando.

El mecanismo es el siguiente:

-Me siento insatisfecho o infeliz.

-Busco soluciones a mi alrededor.

-Encuentro un libro que me las ofrece. Leo la contraportada, diseñada para seducirme.

-Me lo compro.

-Lo leo y voy contagiándome del optimismo y positividad del libro y de su autora o autor, entonces parece que lo voy a conseguir, que al fin he encontrado la solución que llevo tantos años buscando.

-Le comento a un familiar o un amigo que el libro es estupendo (Y ese amigo o familiar se lo compra también… efecto boca-oreja).

-Termino de leer el libro con esperanza. Mi vida va a dar un giro drástico… ¡Al Fin!

-Pasan los días y, poco a poco, sigo igual que estaba o por el estilo… y poco o nada de lo que leí en el libro me ha servido, salvo para teorizar sobre conceptos y actitudes que son saludables.

-Entonces acumulo de nuevo insatisfacción, me pongo mal, busco soluciones, encuentro otro libro, me apunto a un curso, vuelvo al punto dos de ésta lista y vuelta a empezar con el ciclo de nuevo.

Tercer mito: Conceptos y recetas mágicas para ser feliz.

Otro mito.

De un tiempo a ésta parte, en las redes sociales se ha extendido el publicar conceptos y secretos de la felicidad como si fueran recetas ancestrales de la Abuela Tomasa que nos van a sacar del agujero de la insatisfacción, la pena, el aburrimiento o el conformismo.

Hace poco me enviaron algo sobre el Ikigai, el secreto japonés de la felicidad.

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-08-14/ikigai-secreto-japones-vida-larga-plena_1427224/

Enseguida pensé… Qué raro es éste concepto porque, o no funciona, o los japoneses no le hacen ni caso, a la vista de lo mustios, estresados, trabajando como robots y completamente alienados que se los ve en su vida normal…

japoneses trabajadores dormidos en el tren

japoneses camino del trabajo

No parece que los japoneses apliquen mucho ese principio a su manera de estar en el mundo. Y si no, leed éste artículo.

https://www.vice.com/es/article/gq94jm/los-japoneses-se-mueren-por-trabajar

También me enviaron el concepto de Hygge, el secreto de la felicidad escandinavo.

http://www.menshealth.es/salud/articulo/hygge-felicidad-escandinava

Según el Hygge, la felicidad se alcanza poniendo mimo en los pequeños detalles, las pequeñas cosas. Pero éste concepto es un poco tramposo y para nada es exclusivo de los daneses.

Sinceramente, los daneses, en general, no me parecen ni de lejos gente tan feliz como nos quieren vender (¿Cómo serlo con una tasa de suicidio tan elevada como tienen? ¿Cómo serlo con tan altos niveles de depresión?). Se justifican diciendo que hay muchos depresivos en su país porque se comparan con tantos otros que si son felices en esa sociedad, pero no cuela. En los países escandinavos hay mucha soledad, muy pocas horas de luz, pocas relaciones sociales y bastante apatía, como en tantos lugares del mudno.

¿Qué hacen para paliar el sufrimiento de tantos como sufren allí? ¿Barrer la suciedad debajo de la alfombra? ¿Apartar a los que desentonan en ese mundo correcto y programado donde algunos no encajan?

Basta mirar a los escandinavos a la cara. En serio ¿Os transmiten felicidad con lo apagados que suelen estar?

Los que he conocido no me han parecido gente tan feliz como nos quieren vender en éste artículo y en otros similares.

Luego el concepto Hygge se tambalea.

Al revés, éstos escandinavos, que no dudo que son una gente estupenda, me ha parecido gente demasiado seria, demasiado sosa y un poco anestesiada anímicamente. No me gusta generalizar, pero así los he percibido.

Luego el famoso Hygge, como concepto teórico es muy bonito. (Pero tampoco es nada nuevo, Es el Disfrutar de las pequeñas cosas nuestro de toda la vida… algo que en los países latinos hacemos bastante bien desde hace mucho sin necesidad de andar patentando conceptos).

Y si que tenemos nombre para eso, se lo llama Saber vivir … algo que si le preguntas a un español, sabe contestarte perfectamente en que consiste.

En los países latinos, tanto de Europa e Hispanoamérica exportamos las cosas buenas de nuestro modo de vivir difundiéndolas y contagiándolas a otros. No hablamos de ellas, las mostramos con nuestro ejemplo.

Tras varias conversaciones sobre el tema, varios profesionales de la salud de diversos ámbitos, hemos concluido que si los países nórdicos se encuentran a la cabeza, junto a los bálticos, en las estadísticas de mayor número de gente deprimida e infeliz, eso es por algo… no hay allí tanta felicidad como nos cuentan.

Sin embargo, según un estudio muy completo de la ONU

http://worldhappiness.report/ed/2016/

ellos están a la cabeza de los índices de felicidad.

Leídos los indicadores de felicidad considerados, uno descubre que la ONU ha incidido más en la Comodidad que en lo feliz o infeliz que está cada persona.

De algún modo parece que han equiparado comodidad a felicidad y no son la misma cosa, aunque vivir cómodo ayude con frecuencia a ser un poco más feliz, no lo es todo, ni de lejos.

Porque la felicidad es algo bastante personal y subjetivo.

Conozco de buena mano países en los que apenas hay servicios sociales y que carecen de muchas cosas que en Europa poseemos, y la felicidad allí también es abundante.

Que se viva cómodo (tener trabajo, dinero, casa, seguridad social, buenas pensiones, buenos servicios públicos, buenos horarios etc…) no significa necesariamente que se viva feliz.

Los hábitos sociales, la ausencia de horas de sol, el estilo de vida, salir poco, disfrutar poco de las relaciones y de la gente, la propia cultura, que puede ser demasiado introspectiva, excesivamente autocomplaciente y de puertas para adentro, en vez de puertas para afuera o equilibrada en éste sentido, también hacen mucho por la felicidad de cada uno.

En las culturas donde el individuo vive muy aislado y se relaciona poco, la felicidad no prospera.

Y tu vas por una calle en España (pongo el ejemplo de mi país, pero puede servir cualquier otro) y ves a la gente feliz en las terrazas, paseando o disfrutando de un atardecer en un parque o en la playa, jugando un partido de fútbol en un prado, paseando por una pradera… y eso es Saber Disfrutar de las pequeñas cosas.

Felices juntos

Felicidad compartida

En Dinamarca, muy al contrario, comentan todos los que han estado por allí que las caras son un poco de funeral de tercera, o como mínimo de una seriedad importante, que nos hace cuestionar la felicidad del que lleva esa cara puesta.

Comprobadlo vosotros mismos, como siempre, no os fiéis de lo que os digo ni de lo que la gente escriba al respecto.

Aquí un artículo con un mapa gráfico sobre las tasas de suicidio en el mundo. Resulta sorprendente que en muchos de los llamados países en vías de desarrollo, la tasa sea más baja que en países occidentales. Algo estamos haciendo mal.

https://elpais.com/sociedad/2014/09/04/actualidad/1409826684_450206.html

Y es que veces tenerlo todo es un hándicap en vez de una ayuda para la armonía, la paz y la autorrealización interior.

Tu vida es cómoda, pero ¿haces lo que te gusta?¿Tienes relaciones sanas y nutritivas?¿Te diviertes? ¿Estás alienado y aislado?… los indicadores de tu felicidad son muchos.

El bienestar (que es lo que miden éstas estadísticas de las Naciones Unidas) no se correlaciona directamente con la felicidad.

Se ha comprobado que, cubiertas unas necesidades básicas de alimentación, dinero moderado, vivienda digna, salud personal y libertad individual, la felicidad es responsabilidad de cada uno y que se puede ser feliz en cualquier parte con muy pocas cosas si uno encuentra su manera de hacerlo.

familia feliz

Felicidad

Así que, lamento decepcionaros en varios sentidos respecto a la Felicidad.

1- Por un lado, no hay fórmulas mágicas para ser feliz. Ni conceptos, ni listas, ni recetarios, ni libros mágicos que puedan ayudaros más que como mera orientación.

2- La felicidad es un reto personal al que cada ser humano se enfrenta. No se puede enseñar.

3-Muchos de los que enseñan a ser felices en cursos, clases, seminarios, o que escriben libros de autoayuda no son felices, ni saben enseñar a serlo porque no saben de lo que enseñan. Hablan de oídas, de lo que les gustaría, de lo que quisieran, de lo que les han enseñado en los cursos a los que fueron, pero no lo saben aplicar a su vida. No transmiten esa paz interior y felicidad prometida. A un terapeúta gestalt, entrenado durante años en ver lo que está debajo, eso no se le suele escapar. Se les ve el cartón.

4-Para cada persona la felicidad es distinta y los requisitos a cumplir muy diferentes.

5-Lo que es bueno para uno es malo para otro.

EL TABÚ DE LA INFELICIDAD

Y luego está el tabú de la infelicidad.

No se si os habéis dado cuenta, pero a la gente le cuesta confesar que no es del todo feliz o que directamente es infeliz con su vida. Pareciera como si ser infeliz fuera una especie de fracaso que deteriora nuestra imagen pública, incita a que nos tengan lástima y a que nos miren con condescendencia o directamente con desprecio, algo que me parece terrible.

En éste mundo, donde una persona puede ser segregada por su raza, ideología política, tendencia sexual o cualquier otro indicador, que encima lo segreguen por ser infeliz es inaceptable.

Hoy vivimos en un mundo de “felicismo obligatorio” en el que o eres feliz o te pasa algo raro, o quizá es que eres tonto, porque con lo fácil que es ser feliz y la de libros y ayuda que hay al respecto, cursos, terapias, profesionales, tu no lo has conseguido.

Confesar infelicidad es socialmente reprobable. La gente no lo acepta.

Sin embargo, pese a los elevados índices de insatisfacción de la gente en general, todo el mundo aparenta en la vida justo lo contrario de lo que siente, una felicidad que no es real.

Y es que en ésto de la felicidad hay mucho postureo.

Dos chicas posando postureo

Postureo en redes sociales

Mirad las redes sociales, todo el mundo sonriendo, posando, chuleándose de lo bien que está con su pareja, su familia, sus hijos, sus vacaciones… y luego, por debajo de la alfombra, la verdad enterrada y escondida, la sensación de vacío, la tristeza, el absurdo, la futilidad.

No hay tanta gente feliz como os creéis.

Tenedlo siempre en cuenta.

hombre que finge la sonrisa

Felicidad fingida

No os creáis tanta sonrisa de mentira como vemos por la calle o en las fotos del Facebook o cuando paseáis por un parque. Existe mucho vacío, mucha mentira, mucha insatisfacción dentro de las personas.

Y lo que os aseguro es que hay mucha gente haciendo como si fuera feliz.

Pero solo como si lo fuera.

Ya sabéis lo que opino de los “como si”

No son la verdad, no son auténticos, son un autoengaño y un engaño de cara a la galería.

Solo dentro de uno reside la verdad.

Hacer como si fueras feliz no solo no te hará feliz, sino que te conducirá a un agujero de fingimientos del que no te será fácil salir.

Porque la primera regla para resolver un problema es reconocer que tenemos ese problema.

Anuncios

compararse con otros para perder

Siempre queremos ser otro

Un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

No te empeñes en ser quien no eres, no te empeñes en lo que no es

Ya he escrito muchas veces sobre ese asunto de que siempre queremos ser otro diferente del que somos, lo que Claudio Naranjo denomina “El Juego de Calce” (Es decir, tratar de que calcemos dentro del molde mental establecido que tenemos sobre cómo deberíamos ser).

Claudio vestido de Azafrán

Claudio Naranjo

Siempre queremos ser otro más alto, más guapo, más listo, más delgado, más corpulento, más exitoso, más rico, más creativo, más inteligente, más valiente, más ecuánime o más lo que sea…

Y mientras consumimos todas las energías de nuestra vida en intentar serlo, o en contener la frustración de no poder serlo, la vida se nos pasa con un gran pesar.

No podemos ser quienes no somos.

Da lo mismo los cursos a los que te apuntes, las conferencias a las que acudas, el dinero que te gastes en terapeutas, en coaching, en terapias y en meditación.

Nada te salvará de la verdad. Eres quien eres, con tus talentos, con tus flaquezas, con tus defectos y virtudes.

Y solo siendo quien eres serás feliz.

Ser uno mismo

Eres el que eres y de cómo te aceptes y quieras dependerá todo. Porque incluso para cambiar y mejorar como persona, solo desde la aceptación se produce el cambio.

Si eres un cabrón y no lo reconoces o no lo asumes/aceptas, jamás podrás dejar de serlo. Si lo rechazas o no te lo perdonas, tampoco podrás transformarlo.

Además, eso de que tu puedes ser quien quieras es un bolo chirimbolo de la autoayuda americana que solo te conducirá a la frustración y al malestar.

Tu no puedes ser Rafa Nadal ni aunque lo intentes (en todo caso serías tu, jugando al tenis como mejor sepas o puedas… lo mismo hasta eres muy buen@), no puedes ser Paris Hilton ni Angelina Jolie, no puedes ser pivot de baloncesto en la NBA midiendo 1.56.

No señor, no puedes.

De aceptar las limitaciones de la vida depende mucha de tu felicidad futura. Que no te vendan la moto.

mujer piensa y piensa

Yo quiero ser ésto y aquello (y mientras tanto no soy yo)

Puedes ser y alcanzar muchas metas, materializar muchos sueños, pero muchos otros no, por más que te empeñes.

Asúmelo, no pasa nada. No importa. Tu felicidad no depende de ello.

Tu eres quien eres y eso es extraordinario.

¿Que te ves gorda? ¿Y qué, si eres estupenda? A los hombres les encantan las mujeres gordas. ¿Qué te ves poco atractivo? ¿Y qué? Eres genial, una gran persona. Alguien se fijará en lo maravilloso que eres, con independencia de tu falta de carisma o tu timidez.

Lo que de verdad echa a la gente para atrás cuando se acerca a nosotros es la falta de confianza y de amor por uno mismo que nos tenemos.

El que no nos gustamos, eso es lo que espanta de verdad al otro.

Pero nada de lo que somos es malo o indigno. Tan solo son inadecuadas muchas de las cosas que hacemos con lo que somos (dañar a otros y dañarnos, por ejemplo, eso no debemos permitirlo).

Tu eres tu… y no te empeñes en otra cosa.

gatito se cree león

lo que quisiéramos ser

Tu puedes ser quien tu eres… y punto.

Se trata de que lo descubras, porque mucha gente ni lo sabe o tan solo cree saberlo y actúa como quien no es, o tratando de ser otro que nunca ha sido.

Porque ese o esa que tu ya eres es maravilloso y puede hacer grandes cosas en el mundo y será muy feliz aceptando y viviendo su vida tal como es, sin pretender que sea otra cosa.

¿Cómo saber quien soy?

Es un trabajo de años, de autobservación, de conciencia y de dejarse sentir mucho, conectado con un@ mism@. Elige el camino que quieras, la terapia, la lectura, un sendero espiritual, la autoexperiencia…

Por ejemplo, sabes que estás obrando como aquel que tu eres cuando sacas lo mejor de ti, cuando te sientes extraordinariamente bien haciendo lo que haces, cuando no intentas empujar ni forzar nada porque todo te sale naturalmente y a tu ritmo.

Porque quiero que sepas una cosa: Tu, seas quien seas, y vengas de donde vengas, por ser ya quien eres, te mereces todo el amor y la consideración del mundo.

La mía la tienes, desde luego, ahora se trata de que tengas la tuya.

No te empeñes en ser otro u otra que no eres.

Empéñate tan solo en ser y en vivir con ganas lo que tiene que ser vivido a través de tu maravillosa persona.

Y sobre todo, no te compares con los demás. Ya vale de jugar a éste juego tan doloroso.

Ellos no son tu, tu no eres ellos. No hay comparación posible.

Compararse con otros que no han vivido lo que tu, no han pasado por lo que has pasado tu, otros que no son tu ni saben lo que es ser tu… es una fuente terrible de infelicidad porque siempre va a haber alguien más alto, más listo, más guapo, más rico, más sabio, más ésto o aquello que tu… siempre ….

(y también va a haber alguien peor que tu en muchos aspectos, que no se te olvide, porque tendemos a olvidarlo y solo compararnos para lo peor… menos los narcisistas, que se comparan para salir ganando siempre y hacen todo lo contrario, en lo que son peores, apartan la vista y no se comparan para no perder, ese es su juego).

Pero sobre todo no juegues a la Comparación porque mientras te comparas con otros, te desconectas de ti mismo, de lo que sientes y de lo que eres.

Y la solución a todos tus problemas reside en estar y permanecer en ti, darte lo que necesitas y hacer lo que te gusta.

¿Te atreves a ser tu mismo?

¿Te atreves a buscarte y encontrarte suponiendo que aún no sepas quien eres? El camino puede ser largo, pero muy gratificante.

Nota final del Editor:

Nos acercamos a las 200.000 visitas y os estoy muy agradecido por éstos años de apoyo, colaboración y por hacer que éste blog, que atiendo con intermitencia pero que nunca olvido, merezca la pena.

Ha sido un largo camino hasta aquí y espero que me siga resultando tan gratificante como hasta hoy compartirlo con vosotros. Me encanta que años después de haber escrito un artículo la gente me siga comentando cosas acerca de él y de como le ayudó en algo importante en su vida.

A menudo busco en la red y contemplo como en otras webs han reblogueado contenidos y citado muchos párrafos de temas sobre los que escribí en su día.

Es una satisfacción seguirlo haciendo.

Esto es VerDeVerdad y juntos, haciendo cada uno nuestra parte, vamos a cambiar el mundo.

vanidoso

Soy muy importante

Un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

El Ego, ese pequeño argentino que todos llevamos dentro (como dice la compañía Yllana de teatro en una de sus divertidas obras), siempre nos juega malas pasadas.

Muchos de nuestros problemas, mucho de lo que sufrimos y de las razones por las que nos peleamos con la vida, con las circunstancias, con los demás, es debido a la necesidad de Ser Alguien Importante en la vida.

Los Budistas hablan del concepto de Autoimportancia o Importancia Propia como una de las grandes causas del sufrimiento.

¿Porqué? Porque como sentimos que no somos lo suficiente, siempre queremos ser otra persona.

Otro más alto, más guapo, más delgado, más inteligente, con más dinero, más famoso o reconocido, otro siempre mejor que el que somos.

Lo cual significa que, ni aceptamos al que ya somos, ni le damos su verdadero valor y reconocimiento y eso hace sufrir a nuestro niño o niña interior, nos hace sentirnos indignos, inválidos, inútiles o poco merecedores de aprecio.

sentirse vacío

Carencia y vacío emocional

A nuestros padres ya les pasaba todo ésto, aprendieron esa forma triste de funcionar de sus propios padres y ellos a su vez de sus padres… y así hasta quizá el comienzo de los tiempos.

Aprendimos un mal modo de querernos, esa es la causa de todo.

La sociedad y el sistema en que vivimos no ayudan demasiado a la tarea del autorreconocimiento  y el amor incondicional hacia uno mismo, que es uno de los caminos directos a la felicidad. Muy al contrario, inciden en técnicas para fomentar la insatisfacción del individuo, pues de ella obtienen muchos beneficios (así nos manipulan, nos venden cosas, nos controlan, nos pueden dirigir y mediatizar).

Para empezar, nos llenan la cabeza de ideas falsas sobre lo que deberíamos ser o no deberíamos ser.

Nos hacen creer que uno es más o es mejor si logra ésto o ésto otro (con independencia de si eso nos hace felices o no… que debería ser el único indicador del éxito de una persona).

triunfando

Soy un líder, me siento muy especial

Explotan nuestras carencias interiores para vendernos cosas que no necesitamos, la última Tablet de nueva generación, el último modelo de computadora, la nueva tendencia en moda éste otoño, las vacaciones en un país exótico…

Nos dicen que necesitamos éste coche, éste teléfono móvil, ésta casa, o alcanzar éste puesto en la empresa, éste galardón o éste reconocimiento social, para ser Alguien Importante en la Vida.

Y nosotros nos tragamos la idea de que solo podemos querernos, apreciarnos y sentirnos satisfechos si lo conseguimos… fatal error.

Pero, en cambio, no nos cuentan que solo mediante el autoconocimiento y la conciencia, desarrollando cualidades como la compasión y el verdadero amor por uno mismo, uno consigue esa paz interior, esa autosatisfacción, esa plenitud que anhelamos.

No tenemos que ser nadie distinto del que ya somos ni tenemos que afanarnos por ésto o aquello, sencillamente hemos de ser y hacer cosas que nos hagan felices. No hay nada más.

Si eres feliz y te sientes pleno, ganas, si siempre sientes que te falta algo, directamente has perdido.

Porque, cuando tu estás completo, cuando no necesitas nada, cuando te sientes bien, no necesitas que cosas externas a ti y al que tu eres te hagan sentir más importante.

Tu ya eres todo lo importante, grande y valioso/a que necesitas ser.

Por contra, cuanto menos sientes que eres, consciente o inconscientemente, más necesitas creer que tu eres algo.

Más necesitas reconocimiento, adhesión de los demás, fama, éxito, dinero, posesiones, posición o sencillamente tener la sensación de que has hecho algo importante en la vida.

Porque quizá no lo sabías, pero resulta que tu, sin hacer absolutamente nada, ya eres muy importante, ya eres la transcendencia encarnada en persona, ya eres todo lo que necesitas y para eso no hace falta luchar, empeñarse, compararse con nadie ni pelearse con nada.

Que Importante me creo

Soy lo Más

Lugares comunes donde aparece la necesidad enferma de Autoimportancia

Tener hijos, por ejemplo, está socialmente muy reconocido (pero ¿Eres realmente buen padre? ¿Querías serlo?¿Necesitan tus hijos un padre como tu? ¿Te crees mejor que los demás por serlo? ¿Te hace sentir importante tener una familia (con independencia de que tu familia sea un desastre)?¿Has hecho lo que se esperaba de ti o lo que tu querías hacer?

-Otro lugar común es la empresa… tengo que llegar a ser un pez gordo, un jefe, tengo que lograr un ascenso, un cargo, un reconocimiento. Ser el Presidente, el Jefe de Departamento, el Responsable, el Líder.

 

Vanidoso mirándose al espejo

Todos me admiran. Estoy encantado de haberme conocido.

 

Las posesiones: Tener (reemplazando al SER) la casa más grande, el coche más nuevo, el último teléfono móvil, el traje de marca, signos externos de riqueza para señalar a los demás que Yo Soy un Tío Muy Importante o Una Mujer Triunfadora y Exitosa. Alguien a quien se tiene que tener en consideración y a quien se debe admirar. (Como yo en el fondo no me admiro por ser quien soy, me tengo que disfrazar de Tío Importante para sentir que otros me admiran y darme permiso para admirarme).

El dinero. Si consigo mucho soy Más que los Demás, entonces Importo y los demás no importan tanto.

millonario

Necesito acaparar

El conocimiento. Ser experto en algo, ser el que más sabe de ciertos temas ( o creerlo), el que más ha investigado, el más reconocido en éste campo o en éste otro, llegar a ser una Autoridad en ciertas materias del saber, la ciencia o la vida, también fomenta nuestra necesidad de AutoImportancia.

 

investigador científico

Yo Soy el que de verdad Sabe

 

El aspecto exterior. Tengo que estar cachas, tengo que estar más delgada, tengo que adecuarme al modelo de belleza (falso) impuesto por la sociedad. Tengo que captar la atención y las miradas de los demás para sentirme atractivo/a deseado/a. Tengo que vestir de ésta manera, comprarme éste bolso o éstos zapatos, ponerme éste traje, matarme a hacer pesas o bicicleta en el gimnasio. La cáscara, el envase, reemplazando al contenido de la persona.

vanidosa

Admiradme, por favor

-Otro lugar frecuente de la Autoimportancia es la Espiritualidad. ¿Te sientes mejor que otros porque has hecho un camino interior de autodescubrimiento? ¿Porque lees a Deepak Chopra y a Eckhart Tolle? ¿Porque vas a talleres de crecimiento personal? ¿Porque estudiaste ésto o aquello? ¿Porque canalizas mensajes? ¿Porque meditas todos los días? ¿Porque trabajas en una universidad dando clases de psicología? ¿Porque has estado en un monasterio en el Tíbet o con un maestro en la India? ¿Te sientes más Importante porque tu te has trabajado interiormente y los demás no? ¿Porque has hecho terapia muchos años o porque la impartes? ¿Porque tu ves muchas cosas y los otros aún no, porque estás más cerca de la iluminación que otros? ¿Porque eres vegano, porque haces yoga, porque eres terapeuta, porque haces reiki, porque TU SI QUE SABES lo que merece la pena en la vida y los demás lo ignoran?

Aterriza, por favor. Es solo tu necesidad de Autoimportancia.

Estoy iluminado

Yo conozco la Verdad

Hay egos víctima, personas que siempre se andan quejando y sufren lo que los demás les hacen, pero al victimizarse obtienen poder sobre los otros, esgrimen el dedo de la culpa contra los demás.

Hay egos verdugo, que obtienen la sensación de Autoimportancia humillando y maltratando a los demás para sentirse por encima de ellos.

Hay gente tan pobre que solo tiene dinero.

Hay gente tan guapa que por dentro está hueca.

Hay gente que se cree tan profunda que están ahogados en su propio ombliguismo.

Y finalmente hay gente que se cree tan especial que se han convertido en unos cualquiera.

Por desgracia, de éstos hay muchos.

Hay un ego para cada persona. Yo tengo el mío y con él ando a vueltas, aceptándolo, tratando de adelgazarlo, de que no me moleste ni haga daño a otros, sin pelearme mucho con él. Tengo un ego, lo asumo y me hago responsable de hacer algo provechoso con él.

¿Cuál es el tu ego? ¿Como es? ¿Que te obliga a hacer? ¿Que necesita de ti? ¿En qué cosas te tiene atrapad@?¿Cómo se manifiesta?

Recuerda que cuanto más necesites Ser Algo o Alguien diferente de quien eres, cuanto más necesites alcanzar o lograr algo externo a ti, más alejado estarás de quien ya eres y más sufrimiento atraerás a tu vida.

hola-cambio-rana

Como muchos lectores, amigos y conocidos me lo habíais pedido, he escrito para VerDeVerdad un artículo sobre el controvertido y complejo tema de la Felicidad, un concepto que a todos nos interesa, quizá porque no es tan abundante en las personas como nos gustaría creer.

¿Cómo puedes ser más feliz? Aquí se presentan algunas claves y conceptos importantes sobre Felicidad. Pincha abajo y abre la presentación.

 

Chaplin foto

Charlot

Cuando me amé de verdad.

Todo en la red tiene una procedencia más que dudosa. Frases y citas célebres son asignadas y atribuidas a personajes famosos, con independencia de que ellos fueran los autores de los mismos.

Aquí dejo un poema atribuido al actor  Charles Chaplin. Parece confirmarse que, efectivamente, es su verdadero autor.

Aunque no lo fuera, yo lo colgaría de igual modo. El contenido es extraordinario y contiene claves para una vida más plena.

Charles Chaplin foto maduro

Charles Chaplin

 

poema Chaplin 1poema Chaplin 2

 

 

 

 

En VerDeVerdad os presentamos ésta película que cuestiona mucho de lo que pensamos acerca de la felicidad.

Documental dirigido por Larry Kurnarsky que analiza la gran búsqueda de la humanidad en pos de la felicidad.

Intervienen autores de Best sellers como Eckart Tolle (El poder del ahora), Mariane Williamson (Espera un milagro), Don Miguel Ruiz (Los cuatro acuerdos), Gary Renard (La desaparición del universo) y Matthew Nelly (Tú decides).

Líderes espirituales y religiosos: Nachum Shiffren (The Surfing Rabbi), Dr. Rev. Robert A. Schuller (of the Crystal Cathedral), el Venerable Lama tibetano Chodal Gyatso Nupka, Rev. Michael Bernhard Beckwith, Dr. Mary Manin Morrissey, Dr. Harry Morgan Moses.

Defensores de los derechos humanos, pensadores contemporáneos, etc…)

A veces me habéis pedido que escriba algo acerca de la Felicidad. Y lo cierto es que ya estoy preparando un artículo sobre el tema.

Pero éste concepto, del que tanto se habla, tan inaprensible, tan abstracto y tan personal para cada individuo es difícil de abordar.

Yo no soy quien para hablar de Felicidad. Y a veces me molesta mucho que se haga con cierta frivolidad basada en preceptos o recetas del tipo, los 10 hábitos de la gente feliz, las 20 cosas que las personas felices hacen y tu no (so tonto), cómo ser feliz en 13 pasos o como no amargarse la vida aplicando los tres sencillos principios del Dr. tal, el Gurú cual etc…

No. Me parece una presunción dar lecciones de Felicidad a nadie. Ser feliz no es fácil y yo conozco a poca gente feliz (¿conozco a alguna?).

Por mi carácter y mi forma de funcionar en el día a día, tengo un cierto tono vital alegre y suelo estar más tiempo feliz que infeliz, incluso en las peores circunstancias.

Pero mentiría si os dijera que no sufro (y mucho) que no lo paso mal cuando toca y que la vida no me duele, como a tanta gente.

En próximos post escribiré lo que yo hago para tratar de ser un poco más feliz… y que mi receta os sirva eso ya no puedo asegurarlo. Mi fórmula es la mía y no soy quien para hacerla extensiva a los demás o para considerarla la panacea que os sacará de vuestra inercia, hastío, aburrimiento, estrés, tristeza, atasco o melancolía.

Cada persona debe encontrar su propia fórmula y para eso lo primero es conocerse y averiguar quién es uno… algo que no nos han enseñado a much@s y que debería ser nuestra principal prioridad en la vida.

Y no, la mayoría de la gente no sabe quien es y no se conoce. Esa es la principal causa de infelicidad en el mundo.

Pues cuando te conoces y sabes lo que te hace feliz, el siguiente paso es dirigirte hacia la felicidad por principio de homeostasis y autorregulación. Nuestra alma tiende a la felicidad si la dejamos hacer… el problema es que nuestro ego, nuestros miedos, la excesiva lógica y la idea de lo que es conveniente, siempre interfieren.

De momento, aquí os dejo éste interesante documental.

 

Un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

Esencia

El otro día en consulta y también a raíz de recientes acontecimientos de mi vida relacionados con una persona a la que quiero mucho (aunque me da la sensación de que ella no se lo termina de creer), tuve la ocasión de reflexionar sobre los conceptos de Forma y Esencia, dos términos de los que siempre he leído y aprendido algunas cosas, sobre todo desde un punto de vista aristotélico (que en éste artículo apenas abordaré).

Hace poco, un maestro me hizo reflexionar sobre ambos y entonces decidí escribir éste texto que vaís a leer.

FORMA es aquello que materializamos en el mundo, pero que está vacío de contenido, que no nos llena ni nos hace felices.

-un trabajo maravilloso o frustrante, pero que no nos gusta

-una vida insatisfactoria, aunque aparentemente perfecta

-una vida infeliz de la que no conseguimos escapar

-éxito financiero vacío de contenido y de servicio por los demás, vacío de alma

-logros que no nos hacen sentir plenos y nos impulsan a seguir buscando otros logros

-todo aquello que nos hace sentir infelices, insatisfechos y con la sensación de carencia, de que necesitamos otra cosa, de que necesitamos más de eso o algo mejor, o más nuevo, o más adecuado.

Como habréis deducido, los seres humanos tenemos cierta tendencia a construir en la Forma, se nos ha enseñado que eso es el éxito en la vida y que está bien.

Formamos familias en la Forma, trabajamos en la Forma, nos instalamos en el mundo asentados en la Forma, potenciamos los aspectos de nuestro físico y persona asentados en la Forma y, mientras lo hacemos, nos llenamos de insatisfacción e infelicidad porque nunca es suficiente y cuando lo es, no dura demasiado tiempo y tenemos que buscar más en otra parte.

La Forma tiene esas dos características, provoca sensación de vacío, carencia (o de satisfacción momentánea) y no permanece.

Avaro

ESENCIA, en cambio, es aquello que está conectado con la Unidad, la Fuente, con Dios, con la Diosa, con el Gran Espíritu (llamémoslo como queramos) y que, por ser auténtico y por estar conectado con nuestra alma, con el ser que realmente somos, si que permanece…

Esencia es aquello que, construido aquí abajo, en el mundo material, construido en la Forma, a la vez tiene una manifestación tangible en el mundo espiritual.

Esencia es también aquello que es cierto y que nos hace muy felices.

-Esencia es una pareja a la que amamos y nos ama, y que nos hace sentir muy bien.

-Esencia es una familia con la que estamos de verdad a gusto

-Esencia es un trabajo que nos llena y nos realiza, con independencia de lo que nos paguen por él.

-Esencia es sentirnos satisfechos con lo que somos y lo que hacemos en la vida

-Esencia es sentir que estamos conectados con nuestro propósito divino y que estamos cumpliendo nuestra misión en el mundo.

-Esencia es sentir paz y tranquilidad con independencia de las condiciones externas de la vida que estamos viviendo.

Toda Esencia permanece y produce paz y felicidad profundas y duraderas.

Esas son las dos características fundamentales de la Esencia: que perdura y que nos hace muy felices.

La Forma sola, sin contener Esencia, solo provoca en las personas un gran vacío y nos impulsa a querer más, a llenar esa carencia con nuevos éxitos, retos, logros, posesiones, personas, dinero, prestigio.

Forma es la causa de que alguien consiga un éxito y necesite otro y luego otro y después otro más para seguir llenando un vacío que no se termina ni se compensa con nada.

Forma es la causa de que un adicto al trabajo se mate a trabajar descuidando todos los demás aspectos de su vida, incluidas las personas a las que ama.

Forma también es la causa de que no nos baste con lo que tenemos, porque lo que tenemos no está conectado con quienes somos y no nos hace felices.

La vida está llena de deportistas, hombres y mujeres de negocios, personas ávidas de éxito en algún campo, (profesional, social, afectivo y también espiritual) que avanzan en pos de mayores logros, sin atender a la tremenda sensación de vacío que les queda una vez conseguidos éstos y que les obliga a necesitar más y más y luego más.

roger-federer-llorando

La Forma es como ciertas drogas… satisface momentáneamente a la persona, pero luego te obliga a comprar más de lo mismo en otro lado, para mantener ese falso estado de plenitud que no se sostiene mucho tiempo.

La Forma, es apariencia, es falsedad, es cáscara, es, básicamente, MENTIRA.

Al trabajar para ella y estar atrapados en ella, los hombres y mujeres pierden su Esencia y malgastan su vida en lugares, relaciones y empresas que no les hacen felices y les impiden compartir sus dones con los demás.

Las élites que gobiernan nuestra sociedad, por ejemplo (Imprescindible leer el libro de Jean Ziegler, “Los nuevos amos del Mundo y aquellos que se les resisten”. Ed. Destino 2003) son ricas en Forma y muy pobres en Esencia.

Si fueran ricas en Esencia, el mundo sería un lugar más justo y menos poblado de entes depredadores que lo están esquilmando.

Forma

Hay personas que son tan pobres, que solo tienen dinero.

Y no es que tener dinero esté mal (hablaremos del dinero y de todas sus connotaciones en un futuro artículo), al revés. Es que, casi siempre, tenemos dinero enfocándonos en la Forma, no en la Esencia y el resultado no nos hace mejores, ni más felices, ni más compasivos, ni más beneficiosos para las personas que nos rodean.

Sin embargo hay gente que tiene mucho dinero conectado con la Esencia, y lo que hace, básicamente, se destina a usos relacionados con el Servicio a los otros y el Amor.

¿Qué sentido tiene trabajar para la Esencia?

A efectos de crecimiento espiritual, trabajar para la Forma solo te aleja de la Fuente y retrasa tu proceso de ascensión en el camino de vuelta al cielo, a la Deidad, ese lugar del que todos procedemos.

La Forma, a nivel energético, acumula densidad y nos hace pesados, nos ancla a éste planeta y nos impide evolucionar a lo largo de las reencarnaciones.

orangután avaricioso

La Esencia, en cambio, proviene del centro de nuestra alma, es aquello que hacemos y sentimos conectados con nuestro verdadero yo interior, es aquello que te hace sentir pleno, realizado, feliz… y que no precisa de una constante codicia, avaricia o avidez por tener más, por otras cosas, otras personas, otro lugar, otra casa, otro coche, otra relación, otro trabajo u otra vida.

Mientras que la Forma deja un vacío y tristeza interior del que a veces no somos ni conscientes… o nos produce enfado y más avaricia y necesidad de llenar, la Esencia llena por completo y relaja, da paz, hace feliz, entusiasma.

La palabra Entusiasmo viene del término griego “entheos”… que significa, con Dios dentro, estar con Dios o estar “en Dios”.

Cuando estamos entusiasmados, cuando estamos conectados con nuestro Dios interior, nuestro yo esencial se manifiesta: eso es Esencia y es lo que, cuando nos toque morir y pasar al otro lado, a la otra vida, a lo que quiera que haya más allá de la muerte… permanecerá.

¿Os habéis dado cuenta de lo contentos que os ponéis cuando hacéis lo que os gusta?

Pues a eso habéis venido, a hacer lo que más os gusta, a vivir entusiasmados todo el tiempo que os sea posible, a vivir entheos siempre que podáis, con Dios en vuestro interior, construyendo Esencia.

Como habréis comprobado, por desgracia, el mundo está lleno de personas muy ricas en Forma y muy pobres en Esencia.

Y resumiendo, trabajar para la Forma, provoca insatisfacción o satisfacción eventual y efímera y trabajar para la Esencia produce Felicidad.

Mi caso particular, para lo que pueda serviros. De la Forma a la Esencia en una década.

Yo nací en una familia rica en Forma pero pobre en Esencia.

Mis padres, desde siempre, estaban enfocados solo en construir sobre aquellas cosas que no permanecen, tener más dinero, una mejor casa, un nuevo coche. Todo se sometía al imperio del dinero, las apariencias (sobre todo mi madre) y a los asuntos prácticos de una empresa familiar, que nos proporcionaba una vida rica en comodidades pero pobre en felicidad.

En mi familia, la materialidad estaba siempre por encima de las personas, no al servicio de ellas.

Tuve que aprender desde muy niño (y no sin gran dolor) a leer en mi, a buscar mi verdadero sendero y mi brújula interior y también a descondicionarme de esas ideas estúpidas relativas al triunfo social, el éxito y todo lo demás, aprendidas con mis padres y en el colegio y la vida, para darme cuenta de que solo si empezaba a construir en la Esencia, empezaría a ser feliz.

Durante décadas de mi vida, más perdido que el barco del arroz, viví en la Forma, lo confieso.

Ganaba mucho dinero en la empresa familiar, conseguía cosas, compraba cientos de libros y de ropa que luego no leía o no me ponía, me iba de vacaciones a lugares lejanos, acumulaba, hacía, iba y venía, salía mucho, gastaba dinero, cenas, cine, diversión constante… Pero, por debajo, estaba siempre la sensación de vacío e incompletud.

Un día, circunstancias de la vida me sacaron de ese eje y acabé discutiendo con mi familia. Había terminado mi formación como terapeuta gestalt y se planteaba la posibilidad de un cambio profesional con menos implicación por mi parte en el negocio familiar. Desplazado por mi hermano, que pretendía gestionar todo el negocio él solo, abandoné con dolor la empresa familiar, forzado por las circunstancias y empecé a vivir una vida distinta, más conectada con la verdad de quien soy.

Hoy día gano mucho menos dinero (y necesito también menos dinero), tengo mucho más tiempo, hago lo que me gusta y soy mucho más feliz de lo que lo era entonces.

En estos años he aprendido el valor de construir en la Esencia… y mientras tanto, observo con tristeza como la Forma, aquello que mis padres construyeron, se ha ido pudriendo, perdiendo y desmoronando lentamente en un doloroso proceso de deterioro de la empresa y las relaciones familiares… pues al final ese es el destino de aquello que es mentira, que es ego, vanidad y que no permanece. La Forma está destinada a desaparecer, por su propia naturaleza.

Yo en camara papel

Hoy miro mi vida y, sin ser perfecta, es mucho mejor de lo que nunca lo fue. Hoy escucho el testimonio o asisto al cambio personal, el progreso de muchos de mis pacientes o asistentes a mis cursos de creatividad o crecimiento interior, a gente en mi consulta de Registros Akáshicos y me emociono.

Porque me doy cuenta de que algo de lo que soy, algo de lo que puse, algo de lo que hice o transmití, sirvió para cambiarle la vida a alguien, sirvió para que alguien recuperara su dirección para que otros recordaran cual es su verdadero camino y su vida mejorara en algo.

Hoy también veo cómo muchos de esos pacientes, alumnos y amigos cambiaron mi vida y me enseñaron desde su humanidad cosas que yo debía aprender en determinado momento… y también me emociono.

Hoy escribo un cuento o un poema, recibo los comentarios de aquellos que me leen y me siento pleno y me siento muy bien, porque se que algo de lo que hice, siquiera una cosa pequeña, mereció la pena y no solo me sirvió a mi, fué útil o bello, o necesario o cierto para otras personas… y eso es Esencia.

MI GUÍA PARA VIVIR desde hace unos años para acá es la siguiente, para lo que pueda serviros:

Responsabilidades aparte (que reduzco a las más esenciales para tener una vida tranquila y cómoda y que si me desbordan procuro simplificar, compartir o delegar), si disfruto mucho haciéndolo, si pongo en ello todo lo que soy, si doy todo lo que hay dentro de mi al hacerlo, si lo hago con el corazón y si no espero nada (no me enfoco en el resultado) y me hace sentir bien, pleno y satisfecho… estoy construyendo Esencia, estoy conectado con mi Ser Superior y estoy haciendo las cosas bien.

 

Cuando las personas, lo que sienten y ellas son, no son lo primero, no estamos en la Esencia sino en la Forma. El mundo nos educa para estar en la Forma, la sociedad nos presiona para estar en la Forma, pero siempre podemos resistirnos y ser nosotros mismos.

Solo el amor es real… y eso es lo que somos todos… en Esencia.

Esperando que empecéis a ser más auténticos y a construir desde la Esencia, a amar y ser amados, a hacer lo que os hace felices, a estar donde debéis estar y con quien tenéis que estar… o que si ya lo hacéis, transmitáis a los demás esta manera de vivir que os hace mejores, me despido.

Esto es Verdeverdad… y juntos, entre todos, vamos a cambiar el mundo.

La estadounidense Cherie Cater-Scott era una actriz de teatro y en determinado momento de su carrera se sintió perdida. El tiempo que ella pasaba angustiada, pendiente del teléfono, de una llamada que la ofreciera algún trabajo, la agotaba. Eran meses y meses de inactividad, a la espera de una oportunidad que no llegaba.

Harta de consumirse, de tener que vivir así, le pidió al Universo una señal y durante 90 días esperó que por sincronicidad ésta se manifestara. Llegaron tres mensajes durante ese periodo: “Eres un catalizador” “Trabajas en el crecimiento y el desarrollo” y “Tienes un don para trabajar con la gente”.

Escuchando éstas tres señales Cherie Cater-Scott cambió de rumbo y se convirtió en una de las conferenciantes y didactas de la Nueva Era más populares de la órbita anglosajona. Salvando las habituales cautelas que me surgen siempre a la hora de evaluar el trabajo de alguien en quien el marketing se nota tanto, rescato desde éste blog aquellos conceptos y aportaciones que pueden ayudarnos de verdad a construir una vida más plena.

Cherie Cater-Scott hoy entrena a la gente, la enseña a vivir de una forma nueva, confiando en el universo, escuchando las señales, abriéndose a recibir los mensajes que la Fuente nos manda a cada instante.

Su libro mas conocido es,  Si la vida es un juego, éstas son las reglas. Algunas de sus obras han sido publicadas en español por la editorial Océano.

Extraídas de éste libro he aquí las diez reglas para vivir como un Ser Humano.

1.RECIBIRÁS UN CUERPO.
Te gustará o no, pero será tuyo durante toda la vida.

2.APRENDERÁS LECCIONES.
Estas apuntado a una escuela informal a jornada completa que se llama Vida. Quizás te gustarán las lecciones o la encontrarás irrelevantes.

3.NO HAY ERRORES, SOLO LECCIONES.
La evolución es un proceso de ensayo y error, experimentación. Los experimentos “fallidos”son tan importantes en el proceso como el experimento que acaba saliendo bien.

4.UNA LECCIÓN ES REPETIDA HASTA QUE ES APRENDIDA.
Una lección será presentada a ti de diferentes maneras hasta que la hayas aprendido. Una vez aprendida, puedes pasar a la siguiente lección.

5.APRENDER LECCIONES NO TIENE FIN.
No hay ninguna parte de la vida que no tenga sus lecciones. Si estas vivo, todavía hay lección es que debes aprender.

6.”ALLÁ” NO ES MEJOR QUE “AQUÍ”.
Cuando tu “allá” se haya convertido en tu “aquí”, simplemente tendrás otro “allí” que, de nuevo, pareciera mejor que “aquí”.

7.LOS OTROS SON SIMPLEMENTE ESPEJOS DE TI MISMO.
No puedes amar u odiar algo de otra persona a no ser que esto refleje algo que tú amas u odias de ti mismo

8.LO QUE HACES CON TU VIDA DEPENDE DE TI.
Tienes todas las herramientas y recursos que necesitas. Lo que haces con estos se cosa tuya. La decisión es tuya.

9.LAS RESPUESTAS ESTÁN DENTRO TUYO.
Las respuestas a las preguntas de la vida, están dentro de ti. Todo lo que tienes que hacer es mirar, escuchar y confiar.

10. TE OLVIDARÁS DE TODO
De todo esto… pero podrás recordarlo siempre que quieras.

Autor: Cherie Cater-Scott

A %d blogueros les gusta esto: