Tag Archive: insatisfacción


ganar un premio

¡Victoria!

Me presenté hace poco a una oposición y en el test de personalidad saqué muy buenas puntuaciones en casi todos los marcadores, pero un cero en orientación al logro.

Eso me hizo pensar.

También saqué un 6 sobre 10 en sinceridad. Teniendo en cuenta que fuí bastante sincero al contestar, por no decir sincero por completo, no se muy bien cómo me puntuaron, la verdad. Algo falló y se que no fuí yo diciendo lo que sentía con mis respuestas, porque dije lo que sentía con la mano en el corazón, se lo creyera el test o no.

Una amiga mía que también se presentó al examen está convencida de que si llega a mentir a saco y a ser coherente con sus mentiras (algo que se puede entrenar bastante bien, por desgracia), la aprueban.

Pero lo del logro me dejó preocupado.

Porque puede que sea cierto que no estoy orientado al logro tal y como se definía en el test, que era de un modo bastante superficial y patatero, es decir, reducido a la autopromoción, el ascenso, el éxito social y ganar más dinero o promocionarse dentro del escalafón.

Aquí tengo algunas cosas que decir al respecto.

yo y solo yo

Lo conseguí

El logro tal y como lo consideramos en la sociedad occidental es una maldición y lo es por las siguientes razones:

1.-Un desmedido afán de éxito y logro proviene siempre de una tremenda carencia y necesidad de demostrarse a uno mismo y a los demás cosas. Es una forma de llamar la atención.

2.-Muchas de esa personas a las que admiramos por su éxito (del tipo que sea) no son otra cosa que sujetos carenciados tratando de impresionar a otros, vendiéndonos una falsa imagen de si mismos o tratando de que confundamos lo que logran con lo que son.

3.-Y no, señores, lograr y ser no son la misma cosa.

Si eres de los que piensa que te defines por lo que consigues éstas muy equivocad@. Lo que consigues es ajeno a ti, no eres tu. Ni siquiera tus capacidades te dan o te restan valor.

Son buenas para tu desempeño en la vida, pero tu vales y eres digno de amor por lo que eres, con independencia de tu capacidad para lograr ésto o aquello.

Me pregunto porqué en el test se incidía en ese tipo concreto de orientación al logro y autoestima socialmente aceptada y no en una verdadera autoestima del individuo tal y como se define en los nuevos paradigmas psicológicos.

Porque la autoestima conceptualizada como una autoevaluación en términos de logro, conlleva a una profunda inseguridad.

Aquí abajo un enlace a la página Psyciencia , en la que se nos previene contra el dañino y falso concepto de autoestima que hasta hoy hemos estado imponiendo al mundo y que ha quedado obsoleto y relegado en los nuevos paradigmas de la terapia y la psicología.

https://www.psyciencia.com/la-autoestima-concepto-danino/

En éste sentido, lo reconozco, no tengo orientación a ese logro antes citado, definido como perder el culo por hacerme más rico, ganar más, lograr más, conseguir más, apropiarme de más o que me anden poniendo medallas y galones de ninguna clase.

Yo ya Soy y solo por eso merezco todo el amor del mundo y toda mi consideración como persona.

Mi vida no es una meritocracia en la que obtengo el valor por lo que logro o dejo de lograr… y los meritócratas no me causan -ya desde niño- la menor admiración.

Yo admiro a la gente feliz, venga de donde venga, la gente auténtica, la gente que ya es y que no necesita ser, tener nada ni lograr nada más que lo que ya son para ser completa y merecer todo el amor del mundo.

autoestima real

autoamor

Gente que pierde el culo por ascender, trepar, ganar más dinero, lograr más premios o reconocimiento me traen al fresco.

Porque por debajo siempre veo la tremenda necesidad de eficacia y resultadismo en sus vidas, la necesidad de lograr cosas ajenas a ellos mismos, porque no sienten que ya son, porque no fueron vistos de niños ni valorados por lo que eran, sino por lo que conseguían. Esa falta de amor tremenda recibida entonces se la llevan dentro y para siempre, para el resto de sus vidas. Ya nunca serán capaces de amarse ni de amar a nadie por lo que son, sino solo por lo que logran y consiguen, en el ámbito que sea.

Lo he visto en coaches, jefes de empresa, líderes de opinión, deportistas, actores, escritores, médicos, abogados, amigos … en fin… es un mal muy extendido.

lider alzando brazos

El líder suele ser el que más necesita ser visto, admirado y considerado por otros

A veces éstas personas se resquebrajan y empiezan a conectar con las verdades que llevan dentro. Unos beben, otros tienen trastornos alimentarios, otros duermen mal, otros deberían haberse separado de sus parejas hacía años, otros han vivido una vida que no querían vivir… en fin, los casos son múltiples y están a la orden del día.

No os creáis las maravillosas vidas de todos esos y esas a los que admiráis, son básicamente mentira.

Esta mentalidad meritocrática idiota, impuesta desde la empresa moderna, las escuelas de negocios y la sociedad industrial, de conseguir más, vender más, lograr más, acumular más, es la causante de que estemos comiéndonos los recursos del planeta y de que consumamos en ocho meses lo que el planeta tarda doce en producir.

planeta devorado

nos comemos el planeta

También consigue hacer de las personas carcasas vacías de insatisfacción o afán constante, esforzándose por lograr objetos y objetivos ajenos a ellas mismas que nunca los colman ni llenan el tremendo vacío interior que sienten, pero que no se atreven a reconocer o ni siquiera consiguen llevar al consciente para poder resolver el problema.

Porque dentro de un exitópata, en esa lógica del resultadismo, a un logro debe seguirle otro logro y a ese otro. Nunca es suficiente, nunca sabemos parar.

Los logristas se han convertido en una plaga en el mundo.

Dirigen países, partidos políticos, departamentos comerciales, lideran organizaciones y contagian y contaminan al resto con sus perniciosos y lamentables agujeros personales que les impulsan a más, más y más.

En resumen, a ese logro que nos quieren vender como verdadero, efectivamente, yo como individuo no estoy orientado.

Y gracias a Dios que no lo estoy.

Si todos lo estuviéramos nos hubiéramos comido los recursos del planeta hace ya varios siglos y seríamos máquinas de lograr y acumular, máquinas biológicas sin alma, como lo son tantas personas.

Pero no, por suerte aún quedamos unos cuantos, los suficientes, y aún queda esperanza.

Deja de intentar y prueba a quererte tal como eres.

Ya eres suficiente, con tus defectos, con tus virtudes.

Ya mereces la pena seas quien tu seas.

Anuncios
una cara sonríe rodeada de otras que no

Felicidad

Mitos y mentiras sobre la Felicidad

un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

 

Primer mito: Las listas de consejos para la felicidad.

He escrito muchas veces sobre la felicidad y siempre he insistido en que no me gustan las recetas para éste tema, porque no las hay.

En post anteriores he compartido mi forma de verlo, la que me sirve a mi… que no se si es extrapolable 100% a otras personas. Ni siquiera al 3% de las mismas.

He expresado lo que me hace feliz (a mi, a Eugenio Sánchez) y he contado cómo lo hago yo (que tengo mis ratos malos como todo el mundo -a veces muy malos-, no esperéis libraros de momentos de dolor o de tristeza en ésta vida porque eso no es posible), pero tengo que deciros que lo que os haga feliz a vosotros debéis averiguarlo vosotros.

Yo hice mi indagación en su momento y busqué qué cosas me hacían feliz a mi y cómo conseguirlas.

Aunque a veces son un reclamo para los blogs o Twitter, no me gustan las listas del tipo Las 10 cosas realmente maravillosas que cambiarán tu vida. Los 15 hábitos de la gente altamente armoniosa y feliz que te mueres que tu podrías adoptar…, Las 20 maneras infalibles de ser feliz a reventar y tener orgasmos de felicidad todos los días …y similares.

cuatro cosas que te harán feliz

receta facilona para la felicidad

Los recetarios prometen felicidad inmediata o infalible… pero fallan estrepitosamente porque tras la palabra Felicidad hay un gran trasfondo de hábitos de vida, maneras de ver el mundo e identidad personal. Por cierto, con 60.000€ al año, como recomiendan en ésta receta de arriba, muchos diréis que cualquiera es feliz. En fin…

Segundo mito: Libros de Autoayuda

Son una ayuda, pero escasa.

Si un solo libro de Autoayuda funcionara bien (y he leído tantos que ni os lo podríais imaginar) ya no haría falta seguir publicando más libros y recetarios con soluciones mágicas que a menudo solo le sirven al que ha escrito el libro y a veces ni eso.

El negocio de los libros de Autoayuda funciona porque momentáneamente ofrece un alivio a la insatisfacción crónica del lector, bajo la promesa de que tras su lectura, todos tus problemas hallarán solución o mejorarán drásticamente.

libros para vivir mejor felicidad

Libros de autoayuda

Entonces uno se siente mal, o no se siente bien del todo y busca en la librería algo que le alivie de éste estado puntual o contínuo en el que se encuentra.

Y en ese momento compra el libro.

Hay montones de profesionales de la Autoayuda que escriben libros encaminados a satisfacer esa demanda de la gente.

Algunos venden miles y miles de ejemplares pero ¿Son efectivos? Ya he comentado que por lo general no mucho.

Para el que vende los libros desde luego, por el dinero que ello le hace ganar… pero para los lectores la efectividad es más que relativa.

Comprobadlo vosotros mismos… ¿Algún libro de éste tipo os ha cambiado completamente la vida… o es más habitual que a los pocos días, semanas o meses después de leerlo siguiérais igual?

Mucha gente adicta a la Autoayuda va de libro en libro, leyendo recetarios para ser más feliz, para vivir mejor, para triunfar en la vida… y luego siguen viviendo sus vidas poco menos que igual que siempre, es decir, mal y renqueando.

El mecanismo es el siguiente:

-Me siento insatisfecho o infeliz.

-Busco soluciones a mi alrededor.

-Encuentro un libro que me las ofrece. Leo la contraportada, diseñada para seducirme.

-Me lo compro.

-Lo leo y voy contagiándome del optimismo y positividad del libro y de su autora o autor, entonces parece que lo voy a conseguir, que al fin he encontrado la solución que llevo tantos años buscando.

-Le comento a un familiar o un amigo que el libro es estupendo (Y ese amigo o familiar se lo compra también… efecto boca-oreja).

-Termino de leer el libro con esperanza. Mi vida va a dar un giro drástico… ¡Al Fin!

-Pasan los días y, poco a poco, sigo igual que estaba o por el estilo… y poco o nada de lo que leí en el libro me ha servido, salvo para teorizar sobre conceptos y actitudes que son saludables.

-Entonces acumulo de nuevo insatisfacción, me pongo mal, busco soluciones, encuentro otro libro, me apunto a un curso, vuelvo al punto dos de ésta lista y vuelta a empezar con el ciclo de nuevo.

Tercer mito: Conceptos y recetas mágicas para ser feliz.

Otro mito.

De un tiempo a ésta parte, en las redes sociales se ha extendido el publicar conceptos y secretos de la felicidad como si fueran recetas ancestrales de la Abuela Tomasa que nos van a sacar del agujero de la insatisfacción, la pena, el aburrimiento o el conformismo.

Hace poco me enviaron algo sobre el Ikigai, el secreto japonés de la felicidad.

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-08-14/ikigai-secreto-japones-vida-larga-plena_1427224/

Enseguida pensé… Qué raro es éste concepto porque, o no funciona, o los japoneses no le hacen ni caso, a la vista de lo mustios, estresados, trabajando como robots y completamente alienados que se los ve en su vida normal…

japoneses trabajadores dormidos en el tren

japoneses camino del trabajo

No parece que los japoneses apliquen mucho ese principio a su manera de estar en el mundo. Y si no, leed éste artículo.

https://www.vice.com/es/article/gq94jm/los-japoneses-se-mueren-por-trabajar

También me enviaron el concepto de Hygge, el secreto de la felicidad escandinavo.

http://www.menshealth.es/salud/articulo/hygge-felicidad-escandinava

Según el Hygge, la felicidad se alcanza poniendo mimo en los pequeños detalles, las pequeñas cosas. Pero éste concepto es un poco tramposo y para nada es exclusivo de los daneses.

Sinceramente, los daneses, en general, no me parecen ni de lejos gente tan feliz como nos quieren vender (¿Cómo serlo con una tasa de suicidio tan elevada como tienen? ¿Cómo serlo con tan altos niveles de depresión?). Se justifican diciendo que hay muchos depresivos en su país porque se comparan con tantos otros que si son felices en esa sociedad, pero no cuela. En los países escandinavos hay mucha soledad, muy pocas horas de luz, pocas relaciones sociales y bastante apatía, como en tantos lugares del mudno.

¿Qué hacen para paliar el sufrimiento de tantos como sufren allí? ¿Barrer la suciedad debajo de la alfombra? ¿Apartar a los que desentonan en ese mundo correcto y programado donde algunos no encajan?

Basta mirar a los escandinavos a la cara. En serio ¿Os transmiten felicidad con lo apagados que suelen estar?

Los que he conocido no me han parecido gente tan feliz como nos quieren vender en éste artículo y en otros similares.

Luego el concepto Hygge se tambalea.

Al revés, éstos escandinavos, que no dudo que son una gente estupenda, me ha parecido gente demasiado seria, demasiado sosa y un poco anestesiada anímicamente. No me gusta generalizar, pero así los he percibido.

Luego el famoso Hygge, como concepto teórico es muy bonito. (Pero tampoco es nada nuevo, Es el Disfrutar de las pequeñas cosas nuestro de toda la vida… algo que en los países latinos hacemos bastante bien desde hace mucho sin necesidad de andar patentando conceptos).

Y si que tenemos nombre para eso, se lo llama Saber vivir … algo que si le preguntas a un español, sabe contestarte perfectamente en que consiste.

En los países latinos, tanto de Europa e Hispanoamérica exportamos las cosas buenas de nuestro modo de vivir difundiéndolas y contagiándolas a otros. No hablamos de ellas, las mostramos con nuestro ejemplo.

Tras varias conversaciones sobre el tema, varios profesionales de la salud de diversos ámbitos, hemos concluido que si los países nórdicos se encuentran a la cabeza, junto a los bálticos, en las estadísticas de mayor número de gente deprimida e infeliz, eso es por algo… no hay allí tanta felicidad como nos cuentan.

Sin embargo, según un estudio muy completo de la ONU

http://worldhappiness.report/ed/2016/

ellos están a la cabeza de los índices de felicidad.

Leídos los indicadores de felicidad considerados, uno descubre que la ONU ha incidido más en la Comodidad que en lo feliz o infeliz que está cada persona.

De algún modo parece que han equiparado comodidad a felicidad y no son la misma cosa, aunque vivir cómodo ayude con frecuencia a ser un poco más feliz, no lo es todo, ni de lejos.

Porque la felicidad es algo bastante personal y subjetivo.

Conozco de buena mano países en los que apenas hay servicios sociales y que carecen de muchas cosas que en Europa poseemos, y la felicidad allí también es abundante.

Que se viva cómodo (tener trabajo, dinero, casa, seguridad social, buenas pensiones, buenos servicios públicos, buenos horarios etc…) no significa necesariamente que se viva feliz.

Los hábitos sociales, la ausencia de horas de sol, el estilo de vida, salir poco, disfrutar poco de las relaciones y de la gente, la propia cultura, que puede ser demasiado introspectiva, excesivamente autocomplaciente y de puertas para adentro, en vez de puertas para afuera o equilibrada en éste sentido, también hacen mucho por la felicidad de cada uno.

En las culturas donde el individuo vive muy aislado y se relaciona poco, la felicidad no prospera.

Y tu vas por una calle en España (pongo el ejemplo de mi país, pero puede servir cualquier otro) y ves a la gente feliz en las terrazas, paseando o disfrutando de un atardecer en un parque o en la playa, jugando un partido de fútbol en un prado, paseando por una pradera… y eso es Saber Disfrutar de las pequeñas cosas.

Felices juntos

Felicidad compartida

En Dinamarca, muy al contrario, comentan todos los que han estado por allí que las caras son un poco de funeral de tercera, o como mínimo de una seriedad importante, que nos hace cuestionar la felicidad del que lleva esa cara puesta.

Comprobadlo vosotros mismos, como siempre, no os fiéis de lo que os digo ni de lo que la gente escriba al respecto.

Aquí un artículo con un mapa gráfico sobre las tasas de suicidio en el mundo. Resulta sorprendente que en muchos de los llamados países en vías de desarrollo, la tasa sea más baja que en países occidentales. Algo estamos haciendo mal.

https://elpais.com/sociedad/2014/09/04/actualidad/1409826684_450206.html

Y es que veces tenerlo todo es un hándicap en vez de una ayuda para la armonía, la paz y la autorrealización interior.

Tu vida es cómoda, pero ¿haces lo que te gusta?¿Tienes relaciones sanas y nutritivas?¿Te diviertes? ¿Estás alienado y aislado?… los indicadores de tu felicidad son muchos.

El bienestar (que es lo que miden éstas estadísticas de las Naciones Unidas) no se correlaciona directamente con la felicidad.

Se ha comprobado que, cubiertas unas necesidades básicas de alimentación, dinero moderado, vivienda digna, salud personal y libertad individual, la felicidad es responsabilidad de cada uno y que se puede ser feliz en cualquier parte con muy pocas cosas si uno encuentra su manera de hacerlo.

familia feliz

Felicidad

Así que, lamento decepcionaros en varios sentidos respecto a la Felicidad.

1- Por un lado, no hay fórmulas mágicas para ser feliz. Ni conceptos, ni listas, ni recetarios, ni libros mágicos que puedan ayudaros más que como mera orientación.

2- La felicidad es un reto personal al que cada ser humano se enfrenta. No se puede enseñar.

3-Muchos de los que enseñan a ser felices en cursos, clases, seminarios, o que escriben libros de autoayuda no son felices, ni saben enseñar a serlo porque no saben de lo que enseñan. Hablan de oídas, de lo que les gustaría, de lo que quisieran, de lo que les han enseñado en los cursos a los que fueron, pero no lo saben aplicar a su vida. No transmiten esa paz interior y felicidad prometida. A un terapeúta gestalt, entrenado durante años en ver lo que está debajo, eso no se le suele escapar. Se les ve el cartón.

4-Para cada persona la felicidad es distinta y los requisitos a cumplir muy diferentes.

5-Lo que es bueno para uno es malo para otro.

EL TABÚ DE LA INFELICIDAD

Y luego está el tabú de la infelicidad.

No se si os habéis dado cuenta, pero a la gente le cuesta confesar que no es del todo feliz o que directamente es infeliz con su vida. Pareciera como si ser infeliz fuera una especie de fracaso que deteriora nuestra imagen pública, incita a que nos tengan lástima y a que nos miren con condescendencia o directamente con desprecio, algo que me parece terrible.

En éste mundo, donde una persona puede ser segregada por su raza, ideología política, tendencia sexual o cualquier otro indicador, que encima lo segreguen por ser infeliz es inaceptable.

Hoy vivimos en un mundo de “felicismo obligatorio” en el que o eres feliz o te pasa algo raro, o quizá es que eres tonto, porque con lo fácil que es ser feliz y la de libros y ayuda que hay al respecto, cursos, terapias, profesionales, tu no lo has conseguido.

Confesar infelicidad es socialmente reprobable. La gente no lo acepta.

Sin embargo, pese a los elevados índices de insatisfacción de la gente en general, todo el mundo aparenta en la vida justo lo contrario de lo que siente, una felicidad que no es real.

Y es que en ésto de la felicidad hay mucho postureo.

Dos chicas posando postureo

Postureo en redes sociales

Mirad las redes sociales, todo el mundo sonriendo, posando, chuleándose de lo bien que está con su pareja, su familia, sus hijos, sus vacaciones… y luego, por debajo de la alfombra, la verdad enterrada y escondida, la sensación de vacío, la tristeza, el absurdo, la futilidad.

No hay tanta gente feliz como os creéis.

Tenedlo siempre en cuenta.

hombre que finge la sonrisa

Felicidad fingida

No os creáis tanta sonrisa de mentira como vemos por la calle o en las fotos del Facebook o cuando paseáis por un parque. Existe mucho vacío, mucha mentira, mucha insatisfacción dentro de las personas.

Y lo que os aseguro es que hay mucha gente haciendo como si fuera feliz.

Pero solo como si lo fuera.

Ya sabéis lo que opino de los “como si”

No son la verdad, no son auténticos, son un autoengaño y un engaño de cara a la galería.

Solo dentro de uno reside la verdad.

Hacer como si fueras feliz no solo no te hará feliz, sino que te conducirá a un agujero de fingimientos del que no te será fácil salir.

Porque la primera regla para resolver un problema es reconocer que tenemos ese problema.

vanidoso

Soy muy importante

Un artículo de Eugenio Sánchez Arrate

El Ego, ese pequeño argentino que todos llevamos dentro (como dice la compañía Yllana de teatro en una de sus divertidas obras), siempre nos juega malas pasadas.

Muchos de nuestros problemas, mucho de lo que sufrimos y de las razones por las que nos peleamos con la vida, con las circunstancias, con los demás, es debido a la necesidad de Ser Alguien Importante en la vida.

Los Budistas hablan del concepto de Autoimportancia o Importancia Propia como una de las grandes causas del sufrimiento.

¿Porqué? Porque como sentimos que no somos lo suficiente, siempre queremos ser otra persona.

Otro más alto, más guapo, más delgado, más inteligente, con más dinero, más famoso o reconocido, otro siempre mejor que el que somos.

Lo cual significa que, ni aceptamos al que ya somos, ni le damos su verdadero valor y reconocimiento y eso hace sufrir a nuestro niño o niña interior, nos hace sentirnos indignos, inválidos, inútiles o poco merecedores de aprecio.

sentirse vacío

Carencia y vacío emocional

A nuestros padres ya les pasaba todo ésto, aprendieron esa forma triste de funcionar de sus propios padres y ellos a su vez de sus padres… y así hasta quizá el comienzo de los tiempos.

Aprendimos un mal modo de querernos, esa es la causa de todo.

La sociedad y el sistema en que vivimos no ayudan demasiado a la tarea del autorreconocimiento  y el amor incondicional hacia uno mismo, que es uno de los caminos directos a la felicidad. Muy al contrario, inciden en técnicas para fomentar la insatisfacción del individuo, pues de ella obtienen muchos beneficios (así nos manipulan, nos venden cosas, nos controlan, nos pueden dirigir y mediatizar).

Para empezar, nos llenan la cabeza de ideas falsas sobre lo que deberíamos ser o no deberíamos ser.

Nos hacen creer que uno es más o es mejor si logra ésto o ésto otro (con independencia de si eso nos hace felices o no… que debería ser el único indicador del éxito de una persona).

triunfando

Soy un líder, me siento muy especial

Explotan nuestras carencias interiores para vendernos cosas que no necesitamos, la última Tablet de nueva generación, el último modelo de computadora, la nueva tendencia en moda éste otoño, las vacaciones en un país exótico…

Nos dicen que necesitamos éste coche, éste teléfono móvil, ésta casa, o alcanzar éste puesto en la empresa, éste galardón o éste reconocimiento social, para ser Alguien Importante en la Vida.

Y nosotros nos tragamos la idea de que solo podemos querernos, apreciarnos y sentirnos satisfechos si lo conseguimos… fatal error.

Pero, en cambio, no nos cuentan que solo mediante el autoconocimiento y la conciencia, desarrollando cualidades como la compasión y el verdadero amor por uno mismo, uno consigue esa paz interior, esa autosatisfacción, esa plenitud que anhelamos.

No tenemos que ser nadie distinto del que ya somos ni tenemos que afanarnos por ésto o aquello, sencillamente hemos de ser y hacer cosas que nos hagan felices. No hay nada más.

Si eres feliz y te sientes pleno, ganas, si siempre sientes que te falta algo, directamente has perdido.

Porque, cuando tu estás completo, cuando no necesitas nada, cuando te sientes bien, no necesitas que cosas externas a ti y al que tu eres te hagan sentir más importante.

Tu ya eres todo lo importante, grande y valioso/a que necesitas ser.

Por contra, cuanto menos sientes que eres, consciente o inconscientemente, más necesitas creer que tu eres algo.

Más necesitas reconocimiento, adhesión de los demás, fama, éxito, dinero, posesiones, posición o sencillamente tener la sensación de que has hecho algo importante en la vida.

Porque quizá no lo sabías, pero resulta que tu, sin hacer absolutamente nada, ya eres muy importante, ya eres la transcendencia encarnada en persona, ya eres todo lo que necesitas y para eso no hace falta luchar, empeñarse, compararse con nadie ni pelearse con nada.

Que Importante me creo

Soy lo Más

Lugares comunes donde aparece la necesidad enferma de Autoimportancia

Tener hijos, por ejemplo, está socialmente muy reconocido (pero ¿Eres realmente buen padre? ¿Querías serlo?¿Necesitan tus hijos un padre como tu? ¿Te crees mejor que los demás por serlo? ¿Te hace sentir importante tener una familia (con independencia de que tu familia sea un desastre)?¿Has hecho lo que se esperaba de ti o lo que tu querías hacer?

-Otro lugar común es la empresa… tengo que llegar a ser un pez gordo, un jefe, tengo que lograr un ascenso, un cargo, un reconocimiento. Ser el Presidente, el Jefe de Departamento, el Responsable, el Líder.

 

Vanidoso mirándose al espejo

Todos me admiran. Estoy encantado de haberme conocido.

 

Las posesiones: Tener (reemplazando al SER) la casa más grande, el coche más nuevo, el último teléfono móvil, el traje de marca, signos externos de riqueza para señalar a los demás que Yo Soy un Tío Muy Importante o Una Mujer Triunfadora y Exitosa. Alguien a quien se tiene que tener en consideración y a quien se debe admirar. (Como yo en el fondo no me admiro por ser quien soy, me tengo que disfrazar de Tío Importante para sentir que otros me admiran y darme permiso para admirarme).

El dinero. Si consigo mucho soy Más que los Demás, entonces Importo y los demás no importan tanto.

millonario

Necesito acaparar

El conocimiento. Ser experto en algo, ser el que más sabe de ciertos temas ( o creerlo), el que más ha investigado, el más reconocido en éste campo o en éste otro, llegar a ser una Autoridad en ciertas materias del saber, la ciencia o la vida, también fomenta nuestra necesidad de AutoImportancia.

 

investigador científico

Yo Soy el que de verdad Sabe

 

El aspecto exterior. Tengo que estar cachas, tengo que estar más delgada, tengo que adecuarme al modelo de belleza (falso) impuesto por la sociedad. Tengo que captar la atención y las miradas de los demás para sentirme atractivo/a deseado/a. Tengo que vestir de ésta manera, comprarme éste bolso o éstos zapatos, ponerme éste traje, matarme a hacer pesas o bicicleta en el gimnasio. La cáscara, el envase, reemplazando al contenido de la persona.

vanidosa

Admiradme, por favor

-Otro lugar frecuente de la Autoimportancia es la Espiritualidad. ¿Te sientes mejor que otros porque has hecho un camino interior de autodescubrimiento? ¿Porque lees a Deepak Chopra y a Eckhart Tolle? ¿Porque vas a talleres de crecimiento personal? ¿Porque estudiaste ésto o aquello? ¿Porque canalizas mensajes? ¿Porque meditas todos los días? ¿Porque trabajas en una universidad dando clases de psicología? ¿Porque has estado en un monasterio en el Tíbet o con un maestro en la India? ¿Te sientes más Importante porque tu te has trabajado interiormente y los demás no? ¿Porque has hecho terapia muchos años o porque la impartes? ¿Porque tu ves muchas cosas y los otros aún no, porque estás más cerca de la iluminación que otros? ¿Porque eres vegano, porque haces yoga, porque eres terapeuta, porque haces reiki, porque TU SI QUE SABES lo que merece la pena en la vida y los demás lo ignoran?

Aterriza, por favor. Es solo tu necesidad de Autoimportancia.

Estoy iluminado

Yo conozco la Verdad

Hay egos víctima, personas que siempre se andan quejando y sufren lo que los demás les hacen, pero al victimizarse obtienen poder sobre los otros, esgrimen el dedo de la culpa contra los demás.

Hay egos verdugo, que obtienen la sensación de Autoimportancia humillando y maltratando a los demás para sentirse por encima de ellos.

Hay gente tan pobre que solo tiene dinero.

Hay gente tan guapa que por dentro está hueca.

Hay gente que se cree tan profunda que están ahogados en su propio ombliguismo.

Y finalmente hay gente que se cree tan especial que se han convertido en unos cualquiera.

Por desgracia, de éstos hay muchos.

Hay un ego para cada persona. Yo tengo el mío y con él ando a vueltas, aceptándolo, tratando de adelgazarlo, de que no me moleste ni haga daño a otros, sin pelearme mucho con él. Tengo un ego, lo asumo y me hago responsable de hacer algo provechoso con él.

¿Cuál es el tu ego? ¿Como es? ¿Que te obliga a hacer? ¿Que necesita de ti? ¿En qué cosas te tiene atrapad@?¿Cómo se manifiesta?

Recuerda que cuanto más necesites Ser Algo o Alguien diferente de quien eres, cuanto más necesites alcanzar o lograr algo externo a ti, más alejado estarás de quien ya eres y más sufrimiento atraerás a tu vida.

A %d blogueros les gusta esto: