Tag Archive: mentir


Mensajero real

Matar al mensajero

por Eugenio Sánchez Arrate

No solo en terapia, también en la vida, las personas nos encontramos con éste curioso fenómeno que consiste en enfadarse con el portador de malas noticias, con aquel que nos devuelve la visión de una amarga realidad en la que vivimos instalados, puede que desde hace mucho tiempo.

Cuando le decimos a alguien algo que no desea escuchar, cuando pecamos de exceso de sinceridad, cuando damos nuestra opinión sobre algo doloroso de la otra persona, probablemente encontraremos una resistencia importante en aquel que escucha.

Es habitual no querer escuchar, estar cerrado a la verdad, porque la verdad muchas veces duele. Todos cometemos errores y tenemos puntos ciegos, cosas que no vemos en nuestra vida, mentiras que nos contamos para sobrevivir.

Las personas, además, tenemos cierta tendencia a estar instaladas en la Zona de Confort, (a veces infelizmente instaladas), una relación de pareja insatisfactoria, un trabajo alienante, una vida triste y vacía… y cualquier mensaje que tienda a abrirnos los ojos de una vez, a enfrentarnos con la realidad, genera en nosotros una subida de las defensas, cuando no, directamente un cabreo mayúsculo y un enfado que se termina pagando con aquel que nos ha dicho aquello que no deseábamos oír.

decir la verdad

dar malas noticias

Por ejemplo, son frecuentes los casos de mujeres y hombres que dejan de hablar al amigo o amiga que les informa de que su pareja o cónyuge les está engañando con otra persona.

A veces es más fácil dejar de hablar a un amigo sincero que comprobar si eso que nos ha dicho es la verdad, la dolorosa verdad de nuestra vida en pareja.

¿Qué hacer en terapia con la amarga realidad?

Con los clientes/pacientes en terapia sucede lo mismo. El terapeuta debe tener mucho cuidado con las devoluciones que hace en consulta, pues a menudo quien las recibe no está preparado para procesarlas y actuar en consecuencia desde una posición de adulto.

Revelar hechos dolorosos sobre los padres del paciente, su vida, su familia cercana, puede generar tal resistencia que la persona abandona su proceso de terapia, coaching, counseling o acompañamiento..

Este dolor es más profundo y genera más tristeza, enfado y resistencia conforme la herida que tocamos es mayor.

Cuando, por ejemplo, la revelación hace que el paciente, cliente o persona a la que se acompaña o asesora, descubre que se ha equivocado completamente en la vida, cuanto más grande ha sido el autoengaño, más dolor provocaremos en el individuo y más esfuerzo tendrá que hacer éste para encajarlo todo.

Aquí debemos jugar con el tacto, la diplomacia y permitir que sea la propia persona la que se de cuenta de en qué se ha equivocado y donde está instalada.

ser compasivo

compasión

No forzar las cosas, dejar que el otro haga su propio aprendizaje.

Y sin embargo, yo soy partidario de no mentir nunca, de no ocultar información a la persona que tenemos delante.

Si ves que se equivoca, que se autoengaña, debes decírselo con cuidado, pero decírselo al fin y al cabo. Esa es tu misión. Te pagan para ser auténtico, no para poner paños calientes y apoyar la locura, la neurosis o las mentiras en las que vive encajado el que ha venido pedirte ayuda.

Con tacto y diplomacia, las cosas funcionan mejor. Pero que eso nunca te haga obviar, omitir o faltar a la verdad.

Una buena dosis de mundo real no le hace mal a nadie.

Quizá el paciente, o el amigo se lo tome a mal, quizá abandone la terapia, pero el mensaje ya ha sido entregado y ahora es el individuo quien debe procesarlo y asumir la dura realidad de su vida.

Con el tiempo, puede que incluso agradezca la crudeza con que fuiste honesto con ella o con él. Yo no me caracterizo precisamente por mentir a los amigos, los cuido, los trato lo mejor que se y los aprecio… y precisamente porque los aprecio soy sincero con ellos.

Eso si, con tacto, con diplomacia. Mientras que un paciente te paga para que seas sincero, un amigo te tiene que dar primero su permiso para que le des tu opinión.

No es conveniente decirle a nadie opiniones o dar consejos sobre temas que no te ha pedido con antelación.

Y si, finalmente, ese amigo, el paciente, el cliente o el asesorado decide matar al mensajero porque lo que le has dicho no le ha gustado, si la toma contigo, no se lo tomes muy en consideración.

Quitarte a ti de en medio es su estrategia. Justificarse, seguirse contando la película de que está haciendo las cosas bien… esa es su forma de defenderse del dolor.

No le funcionará mucho tiempo ahora que ya sabe la verdad. Eso debes tenerlo en cuenta.

Y, quién sabe, quizá eso que le dijiste un día le ayude a afrontar su vida dentro de un tiempo.

Mi experiencia es que suele ser así.

Ser sincero no hace mal a nadie. Pero sincero con precauciones, con respeto por la otra persona, con empatía y afecto por su dolor, con un cuidado extremo.

Pese a todo, debes estás preparado, tanto si eres paciente como terapeuta.

Los seres humanos solemos matar al mensajero cuando nos trae malas noticias.

Un Artículo de Eugenio Sánchez Arrate

violencia doméstica

Una de las formas más comunes de maltrato es la que realizan las personas con trastornos mentales a sus allegados, amigos, familiares y gente cercana. A veces no hay la voluntariedad de causar daño y a veces si la hay. A veces la persona ni siquiera está diagnosticada de un trastorno y otras veces la persona no va a terapia ni tiene el seguimiento profesional adecuado para ayudarla a controlar su conducta.

Pero lo cierto es que a menudo éstas personas que padecen una patología y entran en conductas de agresión, ni siquiera se disculpan, piden perdón o tratan de reparar el daño causado en los otros.

Además existe una especie de tabú social que justifica siempre al enfermo en su actitud (se le disculpa), pero que no empatiza nada con aquellos que tienen que lidiar y convivir con ellos cada día.

Me preguntaban recientemente si debemos tener cierta tolerancia con la agresividad de éstas personas por el hecho de que padecen una enfermedad. Y la respuesta es que la enfermedad no justifica ni exime de responsablidades a nadie, no te da carta blanca para abusar de otros y faltar al respeto a los demás.

Gritar es faltar al respeto.

Hablar de manera agresiva es faltar al respeto.

La violencia física es faltar al respeto.

Mentir es faltar al respeto (lo es, porque mintiendo consideramos que el otro no tiene derecho a conocer la verdad, le escamoteamos la realidad, le manipulamos o tomamos por tonto y  no le tomamos en consideración).

Incluso me he preguntado a menudo, a la luz de ciertos acontecimientos de mi vida pasada, dónde éstá la frontera de lo que uno debe permitir que le hagan y lo que no… y la respuesta es que nadie se merece ser maltratado por otra persona, nadie… da igual que el agresor tenga la enfermedad mental que tenga… No tenemos porqué aguantar malas formas, gritos o violencia, del tipo que sea, de nadie de nuestro entorno.

Tener un trastorno mental no autoriza al que lo padece a maltratar a los demás.

Y dejarnos maltratar no es la opción.

Y sobre todo, cuando uno se ama y respeta a si mismo, no debe permitir ni consentir que le traten de ciertas maneras.

Recientemente, hace más de un mes, tuve que interrumpir todo contacto o relación con una persona tóxica.

Ella no solo no va a terapia, sino que se permitió el lujo de mentirme, negar actos y frases que ella misma había pronunciado y además gritarme por teléfono.

Yo no llevo nada bien la violencia verbal (ni ninguna otra) he estado desde niño expuesto a ésta clase de maltrato en casa por parte de mis padres (algo demasiado frecuente en muchas familias) y ya no lo tolero en mi vida, porque hacerlo sería una falta de respeto hacia mi mismo que no puedo permitir.

La respuesta al maltrato es siempre no.

Solución, a esa persona le dije hasta siempre, colgué el teléfono y no he vuelto a hablar con ella desde entonces y no hablaré con ella en tanto no haya una disculpa por su parte, cosa que, por otra parte, no espero.

Ella no me parece que tenga la humildad suficiente como para pedir perdón y reconocer sus ofensas. Para pedir perdón hace falta mucha entereza y coraje.

No es algo que a ella le sobre.

COMO SE MANEJA UN MALTRATO

Si la otra persona grita, se le pide que deje de hacerlo y se le dice que se conversará con tranquilidad cuando él/ella sea capaz de expresarse en un tono normal y con respeto hacia nosotros.

Si no lo hace, se la abandona en la habitación y se interrumpe el contacto con ella/él de manera inmediata, no dándole opción a que siga haciendo lo que hace.

Ni gritos, ni, por supuesto, violencia física.

Si no es posible escapar del lugar o habitación y estamos siendo intimidados físicamente, en cuanto sea posible se pide ayuda a los Servicios Sociales y se solicitará la intervención de profesionales adecuados (servicios sociosanitarios, policía, fuerzas de seguridad del lugar o país en el que residimos etc…) posiblemente, dependiendo del país y la legislación vigente, existe la posibilidad de que se dice una orden de alejamiento, o se pedirá que esa persona sea controlada por personal de seguridad o personal médico.

No debemos admitir jamás un solo grito, un solo insulto, malos modales, y sobre todo nada de violencia física hacia nosotros, porque nos perderíamos el respeto como seres humanos de hacerlo así.

Finalmente, a la mínima agresión constatada, procedemos a extinguir la conducta agresiva del otro bloqueándola.

O nos vamos lejos, o cerramos la puerta, o le dejamos con la palabra en la boca, o nos alejamos para evitar más daño verbal o físico.

Entrar en una escalada de violencia verbal o física no sirve de nada y nos pone a la altura del agresor..

Algunas formas habituales de maltrato (no todas se reconocen normalmente como tales):

-gritar a otro

-insultarle

-ejercer contra él violencia física

-ignorarle, ningunearle o no prestarle atención

-humillarle

-no escucharle, no empatizar

-burlarse de ella/él

-serle infiel

-mentirle

Todos éstos actos son formas de agresión que van de lo más explícito y directo a lo más sutil. Algunas aún no se reconocen socialmente como maltrato, pero lo son, unas más sutiles, otras más evidentes.

Se que a veces, cuando uno está demasiado acostumbrado al maltrato físico, verbal o emocional porque en su familia de orígen lo ha vivido como algo normal, cuesta mucho romper con el maltratador/a y no caer en patrones de maltrato constantes repitiendo parejas y relaciones con personas maltratadoras.

Muchas veces el maltratado padece una patología (codependencia emocional, miedo a la soledad, incapacidad para romper, necesidad de afecto) asociada, que debe también ser tratada en consulta.

En cualquier caso, el maltrato (mucho más frecuente de lo que imaginamos… de hecho, cuando gritamos a otro o le insultamos, lo estamos maltratando) es siempre INACEPTABLE.

Pero el consejo es que nunca os dejéis maltratar y que tampoco maltratéis a vuestros semejantes.

Un maltratador rara vez se reconoce como tal ni admite que es esa persona tóxica que realmente es.

Vosotros podéis ser esa persona que maltrata a sus semejantes y reconocerlo y hacer algo al respecto es un acto de gran humildad.

Del mismo modo, reconocer que uno está siendo maltratado a veces trae aparejada mucha vergüenza y hay miedo a confesarlo y pedir ayuda.  Pero solo si pedimos ésta ayuda, la ayuda llegará a nosotros.

Esto es VerDeVerdad y Vamos a Cambiar el Mundo.

A %d blogueros les gusta esto: